• Se trata del cargo más esperado entre los nombramientos previstos por Álvarez-Pallete.
  • Sustituye a Luis Blasco, amigo de César Alierta, que estuvo al frente de Vídeo mundial pero ahora había sido relegado a Vídeo España.
  • Dado el imperio de la convergencia, se le considera un experto en colocar contenidos y por tanto, rentabilizarlos.
  • El nombramiento se producirá en el Consejo del próximo miércoles.
  • Cita donde Pallete también paralizará las decisiones sobre Reino Unido y Alemania, hasta que no haya estabilidad política en España.
  • Y por cierto, los ingresos de la venta parcial de Telxius a KKR irán directamente a reducir deuda.
  • En concreto, Telefónica ya ha recibido 790 millones de euros por dicha operación y se prepara para coger otros 484.
Sergio Oslé (en la imagen) será el nuevo presidente mundial de Vídeo de Telefónica. Es decir, estará al frente de todo lo relacionado con los contenidos -películas, series, Movistar , fútbol, etc.-. Se trata del cargo más esperado entre los nombramientos previstos por el presidente de la teleco, José María Álvarez-Pallete. Sustituye a Luis Blasco, amigo de César Alierta, que estuvo al frente de Vídeo mundial pero ahora había sido relegado a Vídeo España. Oslé es socio de McKinsey & Company en la oficina de Madrid, adonde se incorporó en el año 2000 y "trabaja en el ámbito de las telecomunicaciones y los medios de comunicación en Iberia, además de desempeñar un papel fundamental en nuestra actuación en el sector de la gestión sanitaria", según la web de la consultora. Hasta ahora, este ingeniero de telecomunicaciones había hecho varias presentaciones para Telefónica y había gustado mucho. Dado el imperio de la convergencia (Internet, teléfono fijo, móvil y televisión) que reina entre las telecos, se considera a Oslé un experto en colocar contenidos (o sea, decidir si se emiten en abierto o en cerrado) y por tanto, rentabilizarlos. Su nombramiento se producirá en la reunión del Consejo de Telefónica del próximo miércoles. Una cita donde Pallete también paralizará las decisiones sobre Reino Unido y Alemania, hasta que no haya estabilidad política -Cataluña- en España. Por tanto, aparca las grandes decisiones de inversión en estos dos países, destacando Reino Unido, donde ha retrasado la salida a bolsa de una parte de su filial O2 y está pendiente de que el regulador de las telecomunicaciones británico -Ofcom- realice la subasta del espectro 4G y 5G, algo que no se espera antes del próximo enero. Y en México, hay poco que decidir porque Telefónica tiene imposible competir con el poder de Slim. Como saben, las telecos se decantan por invertir más y endeudarse para tener más clientes o bien por amortizar deuda a costa de no crecer, dependiendo del momento. Precisamente, al hilo de esto último, hay que destacar que los ingresos de la venta parcial (concretamente, el 40%) de Telxius -su filial de infraestructuras- al fondo de capital riesgo KKR irán directamente a reducir deuda, esperando que eso influya de forma positiva también en la cotización. En concreto, Telefónica ya ha recibido 790,5 millones, según ha comunicado a la CNMV, y se prepara para coger otros 484,5 millones. Eulogio López [email protected] Cristina Martín [email protected]