• Por ahora, no se esperan grandes decisiones en estos dos países ni en Reino Unido.
  • La filial brasileña está creciendo: el beneficio neto sube un 7,7%, gracias a un mayor Ebitda ( 3,1%).
  • En los nueve primeros meses, alcanza los 97,6 millones de accesos totales y suma 1.403 ciudades nuevas con 4G.
  • En Alemania, está en línea con objetivos, a pesar de multiplicar por ocho las pérdidas debido a E-Plus y la consolidación de redes.
  • Ingresa 5.392 millones (-3,1%), pero supera las expectativas de los analistas, y genera caja, por tanto, propondrá aumentar el dividendo.
Semana intensa en Telefónica. Tras conocerse la venta del 40% de Telxius y nombrar a Sergio Oslé nuevo presidente mundial de vídeo, llegan los resultados hasta septiembre (primero de las filiales y el próximo jueves, de todo el grupo). Y parece que va bien en algunos de sus mejores mercados: en Brasil gana más que hace un año y en Alemania cumple los planes previstos a pesar de la regulación y la competencia. Por ahora, no se esperan grandes decisiones en estos dos países ni en Reino Unido, donde el grupo que preside José María Álvarez-Pallete (en la imagen) debe esperar a que el regulador de las telecomunicaciones británico -Ofcom- realice la subasta del espectro 4G y 5G. Y conviene tener en cuenta que invertir más para tener más clientes supone endeudarse, claro que otra opción es amortizar deuda a costa de no crecer. La filial brasileña ha tenido unos resultados bastante buenos hasta septiembre: el beneficio neto ha subido un 7,7% respecto a hace un año, hasta los 810 millones de euros, gracias a un mayor Ebitda (2.808 millones, un 3,1% más). En el tercer trimestre, las ganancias netas se dispararon un 28,3%, hasta 320 millones. Por su parte, los ingresos operativos han ascendido a 8.427 millones ( 1,7%) hasta septiembre. En Brasil, la teleco ya ha alcanzado los 97,6 millones de accesos totales ( 0,5%), de los que 74,6 millones corresponden al negocio móvil ( 1,5%) y 23 millones del área fija (-2,7%). Asimismo, ha sumado 1.403 ciudades nuevas con 4G, alcanzando ya una cobertura del 75,7% de la población urbana del país, y ha llevado la fibra hasta el hogar (FTTH) a 12 ciudades nuevas. Además, al ser más eficiente y digital, los costes han vuelto a bajar por séptimo trimestre consecutivo. Por su parte, en Alemania, Telefónica está en línea con sus objetivos anuales, a pesar de que su filial ha multiplicado por ocho las pérdidas, hasta los 178 millones, debido a nuevas amortizaciones por la integración de E-Plus y la consolidación de redes. "El negocio operativo está en la senda correcta, la transformación está avanzado y seguimos invirtiendo en nuestra red, servicios e innovación digital para la vida cotidiana", ha afirmado el consejero delegado de Telefónica Deutschland, Markus Haas. La filial alemana ha ingresado 5.392 millones (-3,1%) por la intensa competencia e impactos regulatorios negativos -reducción de tasas de terminación móvil y abolición de los cargos por roaming-. A pesar de esto, la cifra ha superado el consenso de los analistas, lo que es una buena señal, y los ingresos móviles por servicio continúan con su mejora (ya sólo bajan un 0,1%). Asimismo, el Oibda (resultado operativo antes de amortizaciones) suma su duodécimo crecimiento trimestral consecutivo desde la integración de E-Plus y conviene destacar la capacidad de generación de caja, que permitirá promover un aumento del dividendo ( 4%, hasta los 0,26 céntimos) en la Junta de 2018 de dicha filial. Cristina Martín [email protected]