• Apuesta sobre todo por la fibra óptica, que aumentará en todos los mercados.
  • Es decir, Pallete no piensa reducir ni un poco el perímetro actual de Telefónica.
  • Objetivos para 2020: aumentar los clientes un 5,7%, aumentar el despliegue de fibra un 40%, que el 57% de los ingresos vengan de servicios digitales y, cómo no, reducir deuda.
  • La cotización sigue siendo una asignatura pendiente: el mercado "no reconoce la enorme oportunidad que tenemos por delante", ha señalado.
  • En febrero presentará Aura (4ª plataforma) en seis países.
José María Álvarez-Pallete ha inaugurado este jueves la convención mundial de Telefónica (en la imagen) que ha reunido en Madrid a unos 900 directivos de la compañía. Y lo ha hecho con una puesta en escena repleta de efectos de luz y sonido. Espectacular. En cuanto al contenido, primera idea fuerza: hemos dejado atrás la era del big data y nos adentramos, a toda velocidad, en la era de la llamada inteligencia artificial. Esto engancha con la segunda idea: Pallete cree en la cuarta plataforma -algo así como el motor cognitivo de la relación con los clientes- pero cree más en las tres primeras (la red, los servicios y los contenidos) ¿Y eso qué significa? Que el presidente de Telefónica cree más en el futuro de la fibra óptica que en cualquier otra cosa. Todo pasa, y pasará, por la fibra. También la inteligencia artificial. Por eso, el objetivo para los próximos tres años es desplegar un 40% más de fibra, esto es, un millón de kilómetros adicionales, en todos los mercados donde está presente la empresa. Esto es importante porque significa que Pallete no piensa reducir ni un poco el perímetro actual de la compañía. Es decir, no va a vender Reino Unido, ni Alemania, ni Brasil, ni México, ni Colombia. Los objetivos para 2020 en cifras: aumentar en 20 millones el número de clientes (un 5,7%) para pasar de los 350 millones actuales a 370 millones, multiplicar por dos los clientes digitales, multiplicar por siete los ingresos de big data, que el 57% de los ingresos totales procedan de servicios digitales (actualmente representan el 51%) y que Aura esté operativa en 11 países. A todo estos objetivos se une, cómo no, uno de los más importantes, aunque Pallete apenas le ha dedicado unos segundos: seguir reduciendo deuda. Porque, sin duda, el apalancamiento es uno de los frenos, sino el único, de la cotización. Cotización que, según Pallete, "no reconoce el crecimiento futuro y la enorme oportunidad que tenemos por delante". Por cierto, Telefónica presentará la cuarta plataforma (Aura) en febrero de 2018 en seis países. A partir de entonces los clientes podrán hablar con la red directamente y ésta, incluso, se podrá anticipar a sus necesidades. Por ejemplo, le podrán preguntar a Aura cuál será el importe exacto de su próxima factura y contratar o dar de baja servicios inmediatamente con solo la voz. Pablo Ferrer [email protected]