• Sobre todo, con la ofensiva del Ejército de Siria en el sureste de la provincia de Idlib y los enfrentamientos en Hama y Alepo.
  • El Ejército de Siria, respaldado por la aviación rusa, lanzó a finales de 2017 una ofensiva contra los grupos rebeldes yihadistas -principalmente el Frente Fatá al Sham, antiguo Frente al Nusra- en la provincia de Idlib.
La guerra en Siria prosigue, pese a la derrota del Estado Islámico. Según la información recabada por el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, desde el 31 de diciembre al menos 85 personas han muerto, incluyendo 21 mujeres y 30 niños, y otras 183 personas han resultado heridas en el bastión rebelde de Guta Oriental, a las afueras de Damasco, informan agencias. Además, alrededor de 200.000 personas se han visto desplazadas desde mediados de diciembre a causa de la ofensiva del Ejército de Siria en el sureste de la provincia de Idlib y los enfrentamientos en Hama y Alepo, según Naciones Unidas, recoge Expansión. Según los datos facilitados por la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), un total de 212.140 personas se han visto desplazadas desde el 15 de diciembre. Así, ha indicado que más de 58.300 personas han llegado a la localidad de Dana, en Idlib, huyendo de las hostilidades, mientras que otras decenas de miles han huido hacia las adyacentes provincias de Hama y Alepo. La OCHA ha resaltado además que los ataques contra infraestructuras civiles ha continuado durante este periodo, incluidos contra instalaciones y personal sanitario y escuelas. El Ejército de Siria, respaldado por la aviación rusa, lanzó a finales de 2017 una ofensiva contra los grupos rebeldes -principalmente el Frente Fatá al Sham, antiguo Frente al Nusra- en la provincia de Idlib. El Frente Fatá al Sham se impuso a otros grupos rebeldes anteriormente aliados durante el verano y es la principal fuerza en la provincia de Idlib, donde el Ejército no cuenta con presencia desde 2015. Andrés Velázquez [email protected]