• Las petroleras anglo-holandesa, francesa y noruega ganan más que hace un año, gracias a que el barril de crudo está en 50 dólares.
  • Shell tiene un beneficio de 4.325 millones, un 206% superior al del primer semestre de 2016 (1.411 millones).
  • Total gana 4.190 millones ( 32%), tras inversiones de 6.760 millones y desinversiones por 2.794 millones.
  • Y Statoil multiplica por ocho su beneficio, alcanzando los 2.133 millones, y reduce costes y deuda.
Shell, Total y Statoil celebran el mayor precio del petróleo, pues sus beneficios se han disparado hasta junio. Las petroleras anglo-holandesa, francesa y noruega han ganado más que hace un año, al igual que Repsol (aunque esta merece un capítulo aparte) gracias a que el barril de crudo ronda los 50 dólares. Shell ha tenido un beneficio atribuido de 4.325 millones de euros, un 206% superior al del primer semestre de 2016, cuando fue de 1.411 millones, por la mejora de los precios del oro negro. En cuanto a sus ingresos, la cifra alcanzó los 124.257 millones, un 32,7% más que hace un año. "Resultados fuertes" según el Ceo, Ben van Beurden, que permitirán a la petrolera anglo-holandesa pagar un dividendo de 0,47 centavos de dólar por acción en el segundo trimestre, aunque seguirá con control de costes, nuevos proyectos y desinversiones. Mientras, Total ha gana 4.190 millones de euros hasta junio, un 32% más, tras cerrar un segundo trimestre "excelente", en palabras de su director ejecutivo, Patrick Pouyanne, a pesa del entorno de precios volátil. Además, en el primer semestre, la petrolera francesa ha hecho unas inversiones de 6.760 millones y sus desinversiones han subido un 85%, hasta los 2.794 millones. Perimetro cambiante, que le dicen. Por su parte, la petrolera noruega Statoil ha multiplicado por ocho su beneficio, alcanzado los 2.133 millones, frente a los 309 millones de hace un año. Además, la facturación ha sido de 25.881,6 millones ( 44%) y ha reducido su ratio de deuda neta al 27,6%. Su director ejecutivo, Eldar Sætre, ha señalado que seguirán reduciendo costes y aumentando la eficiencia. O sea, reduciendo costes Cristina Martín [email protected]