• 'Juego de Tronos' en el Santander: la sede del grupo, en Boadilla, la de Santander España, en Josefa Valcárcel, y la de la presidenta, en Castellana 24.
  • Y ojo con Mesena, porque puede ser una operación inmobiliaria tan o más importante que la de Boadilla.
  • Ana Botín traslada a Elke König (JUR) toda la responsabilidad acerca de la publicación del informe de Deloitte sobre la liquidación del Popular.
  • Como Euskadi, el 'Popu' ya ha sido "normalizado". Incluso, ha sido "estabilizado".
Antes de entrar en materia, la anécdota de la mañana: pregunta el redactor del Financial Times, en inglés, claro está. Ana Botín (en la imagen), que ha vivido muchos años en Londres y habla la lengua de Shakespeare a la perfección, le ha respondido también en inglés. La presidenta del Santander se ha extendido unos cuantos minutos, respuesta que Juan Manuel Cendoya, vicepresidente de Santander España y responsable de Comunicación en nuestro país, ha resumido a su manera y en una sola frase: buen desempeño y perspectivas positivas. La carcajada ha sido unánime y Botín, medio en serio medio en broma, se ha dirigido a él: "¿Esa es tu traducción?". Y luego, a los periodistas: "No le contratéis, que vais a tener poco que escribir", ha señalado. Evidentemente, la presentación de resultados del Santander en 2017 ha dado para más asuntos. Por ejemplo, para saber que Ana Botín no cree posible ninguna fusión paneuropea hoy en día. Según ella, no hay libre circulación de euros entre los bancos, todavía no está cerrado el fondo de garantía europeo, y así unas cuantas condiciones que no se cumplen. Vamos, que el Santander, como la mayoría de entidades, no quiere fusionarse con extranjeros. Y eso a pesar de que es algo que busca el BCE. 'Juego de Tronos' en el banco: la sede del grupo seguirá estando en Boadilla (al vender el inmueble en 2008 se comprometió a quedarse como inquilino durante, al menos, 40 años), la sede de Santander España, en el nuevo edificio del Popular, en la calle Josefa Valcárcel (Madrid), y la sede de la presidenta -aunque esto no lo ha dicho ella- está en el Paseo de la Castellana 24. ¿Y Mesena, la antigua Ciudad Banesto? Todo parece indicar que se vaciará. Y mucho ojo, porque puede ser una operación inmobiliaria tan o más importante que la de Boadilla. Son unos 300.000 metros cuadrados de oficinas en una zona residencial de la capital. Sin duda, uno de los asuntos estrella ha sido el informe de Deloitte sobre la resolución del Popular. Botín no ha querido entrar al trapo y ha trasladado toda la responsabilidad a la presidenta de la JUR, la inefable Elke König. El resumen: si fuera por Botín, se publicaría el informe… salvo algunas cuestiones relacionadas con alianzas. ¿Qué alianzas? No ha respondido. En cualquier caso, ¿le ha pedido permiso la JUR -tal y como dijo König- para hacer públicos ciertos asuntos? Botín no lo ha aclarado. "El informe de Deloitte es decisión de la JUR. Estamos a favor de la transparencia pero es una decisión suya", ha señalado. Sea como fuere, a estas alturas, el 'Popu', como Euskadi en su momento, ya ha sido "normalizado". Incluso, ya está "estabilizado". No ha sido fácil y, de hecho, no se ha logrado hasta el mes de diciembre. Pablo Ferrer [email protected]