• El líder de los liberales demócratas Vince Cable pidió al Gobierno británico que exija a los sauditas "dejar de bombardear a la población civil y los hospitales en Yemen".
  • El Reino Unido ha incrementado la venta de armamento al régimen saudí en un 500 % desde que comenzó el conflicto en Yemen.
  • Centenares de manifestantes acudieron a la residencia de la primera ministra británica en Londres para protestar por la visita.
Mohamed bin Salman (en la imagen), el príncipe heredero y considerado heterodoxo "reformador" saudita, aterrizó este miércoles para su primera visita "oficial" a Gran Bretaña. Fue recibido en Londres por la Reina Isabel II en el Palacio de Buckingham. También se reúne con la primera ministra británica, la conservadora Theresa May. Pero la visita no ha estado exenta de polémica. El líder de los liberales demócratas, Vince Cable, acusó a los ministros británicos de "extender la alfombra roja y otorgar el equivalente de una visita de estado al jefe dictatorial de un régimen medieval y teocrático". Y demandó al Gobierno británico que exija a los sauditas "dejar de bombardear a la población civil y hospitales en Yemen", en un conflicto que el joven príncipe inició como ministro de Defensa, recogió Clarín. El Reino Unido ha incrementado la venta de armamento al régimen saudí en un 500 % desde que comenzó el conflicto en Yemen. Entre el armamento vendido, que incluye logística y soporte para bombardeos, se encuentran bombas de precisión guiada. Centenares de manifestantes han acudido a la residencia de la primera ministra británica en Londres para protestar por la visita de Mohamed bin Salman. Criticaron la relación entre ambos países basada en la venta de armamento usado en crímenes de guerra en Yemen, cuenta Hispan TV. La protesta, organizada por la Campaña contra el Tráfico de Armas (CAAT, por sus siglas en inglés), ha sido muy crítica con el Reino Unido, a quien acusan de beneficiarse de un conflicto que se ha cobrado la vida de más de 13.500 yemeníes hasta ahora. El Reino Unido quiere ampliar las relaciones comerciales con Arabia Saudí, anunciando acuerdos por valor de 100 millones de dólares, una cifra muy inferior a las 6400 millones de libras que se han vendido en armamento. Pero la necesidad británica de establecer acuerdos comerciales para la era pos-Brexit, dejarán la mención de la primera ministra sobre la continua violación de derechos humanos en el régimen saudí en eso, en una simple mención. Mohamed bin Salman aseguró durante su visita a Londres que existen "enormes oportunidades" para fomentar la relación comercial con el Reino Unido. Y que la "profunda relación" entre Arabia Saudí y el Reino Unido no se limita a la "política", los asuntos "militares" y "la inteligencia", sino también a aspectos "sociales y económicos". Andrés Velázquez [email protected]