• El dirigente de Junt per Catalunya insiste en que el único plan ("A, B y C") es que Puigdemont sea candidato, sobre todo después del dictamen del Consejo de Estado.
  • El recurso del Gobierno ante el TC por la candidatura del expresident es "un ejercicio de intimidación de primera magnitud", dice.
  • El Código Penal ampara una querella criminal contra el Consejo de Ministros, aunque espera a ver "qué decisiones toma el Constitucional".
El Gobierno recurrirá ante el Tribunal Constitucional la candidatura de Carles Puigdemont a la investidura como presidente de la Generalitat a pesar del criterio en contra expresado por el Consejo de Estado, que no encuentra bases jurídicas para hacerlo toda vez que no se ha producido ningún hecho que justifique el recurso. El informe del Consejo de Estado, que es preceptivo pero no vinculante, llegó horas después de que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunciara que habían solicitado el informe a efectos de recurrir ante el Constitucional la candidatura de Puigdemont. Según explicó, no se dan las circunstancias legales para que sea elegido porque "su estatus jurídico actual es incompatible con su comparecencia personal en la Cámara". Por su parte, el presidente del Parlament, Roger Torrent, convocó ayer jueves el pleno de investidura y fijó la sesión para el próximo martes, 30 de enero, a las 15.00 horas. Según La Vanguardia, en La Moncloa admiten que el Gobierno tenía dudas sobre si impugnar o no la candidatura de Puigdemont. Tuvieron un debate interno, pero finalmente primó intentar evitar la investidura del líder de JxCat. Josep Rull (en la imagen), que ha visto como, contra pronóstico, el Consejo del Estado daba la espalda al Gobierno, ha calificado la actitud de éste de "inaudita" y ha explicado que preparan un recurso de amparo al Constitucional y que están trabajando en la posibilidad de poner una querella criminal contra el Consejo de Ministros a tenor del artículo 498 del código penal. "Lo que ha ocurrido es intimidación de primera magnitud y no se puede consentir", ha apuntado en la SER. "Lo más probable es que haya suspensión y eso refleja la falta de normalidad", ha señalado Rull, que cree que asumir eso como normal es un problema para la democracia y espera que el Constitucional no suspenda la candidatura de Puigdemont. "No necesariamente tienen que hacer ese automatismo", ha apuntado Rull que ha recordado las palabras de la vicepresidenta cuando ha dicho que Puigdemont no tiene la libertad de deambular. "Eso no existe y en un Estado de Derecho el que decide limitar los derechos son los tribunales, no el Gobierno". El diputado de JuntsxCat ha reconocido también que no han pensado en un candidato alternativo. "No hay plan B porque el A es viable, legal, legítimo y basado en la Constitución", ha apuntado Rull que ha admitido que todas las hipótesis sobre la realización del pleno están abiertas pero que trabajan para que sea presencial. "No podemos descartar una investidura presencial porque es lo que Puigdemont quiere", ha apuntado. "El reglamento del Parlament ampara cualquier posibilidad", ha añadido. Pero Rull tiene pocas esperanzas en que las cosas transcurran por el camino que ellos esperan. "Vamos a ver qué decisiones toma el Constitucional y lo acataremos pero esto no es normal, no se puede avalar una atrocidad como la que proponía Soraya Sáenz de Santamaría. "Lo del Consejo de Estado nos refuerza", ha apuntado el diputado catalán. "Ayer Rajoy iba en otra línea a lo que hoy ha dicho la vicepresidenta. No se puede acatar una hipótesis que no existe. Es inaudito". Andrés Velázquez [email protected]