• Aunque no hay planes a corto plazo y no es una prioridad.
  • Tras la bronca con Emilio Lozoya -ahora, caído en desgracia- años atrás, la petrolera que preside Antonio Brufau se entiende mejor con Pemex y con las autoridades mexicanas.
  • Buena prueba de ello es la licitación de exploración en 'offshore' en el Golfo de México, que acaba de adjudicarse Repsol.
  • Y en materia de estaciones de servicio, tras la liberalización del mercado, han entrado Chevron y BP y ahora se suma Shell.
Repsol estudia abrir gasolineras en México, tras la entrada de la angloholandesa Royal Dutch Shell. Aunque no hay planes a corto plazo y tampoco es una prioridad del plan estratégico de la petrolera española, según fuentes del mercado. Simplemente, se estudia, algo de lo que ya se hizo eco el diario mexicano El Financiero hace tres meses. Y es que México es un mercado interesante porque estaba totalmente cerrado y controlado por la petrolera estatal Pemex y ahora se ha liberalizado, es decir, se ha abierto a la competencia. Además, se trata de un país con mucha población y un mercado emergente económicamente hablando, que debería tender a crecer en los próximos años. A todo esto hay que añadir que tras la bronca con Emilio Lozoya, siendo este director de Pemex -ahora, caído en desgracia y salpicado por el 'caso Odebrecht'-, que tuvo lugar años atrás, la petrolera que preside Antonio Brufau se entiende mejor con la mexicana. Y por tanto, hay normalidad en las relaciones. Buena prueba de ello es la licitación de exploración en offshore (es decir, la búsqueda de petróleo o gas en el mar) en el Golfo de México que acaba de adjudicarse Repsol con socios locales. Y volviendo al tema de las estaciones de servicio, tras la liberalización del mercado, han entrado otras petroleras extranjeras, como las estadounidense Chevron y la británica BP. A estas dos, se sumaron las estadounidenses Andeavor (antes llamada Tesoro Corporation) con la marca Arco, como informó El Financiero, y Texaco, y ahora, la angloholandesa Royal Dutch Shell, que ha anunciado una inversión de 1.000 millones de dólares en los próximos diez años. Además, también han entrado en dicho mercado varias petroleras mexicanas (Petro-7, Oxxo Gas o Hidrosina) y Costco, uno de los gigantes de la distribución de EEUU. Cristina Martín [email protected]