• James Brokenshire dimite por "problemas de salud", en el momento más inoportuno.
  • Este reajuste de Gobierno se produce antes del comienzo de la segunda ronda de negociaciones sobre el Brexit.
  • Estuvo centrada en la futura relación comercial y de seguridad que tendrá el Reino Unido y la UE a partir de 2019.
  • Toni Blair propone un nuevo referéndum sobre el Brexit: "Una vez conocida la alternativa, deberíamos poder pensárnoslo de nuevo".
La primera ministra británica, Theresa May, tiene previsto hacer este lunes un reajuste del Gobierno tras la dimisión el pasado diciembre de su "número dos" Damian Green, recoge Euronews. "No es difícil adivinar que tras la retirada de Damian Green antes de las Navidades es necesario hacer algunos cambios", aseguró May ante las cámaras de la televisión pública británica. El pasado diciembre, May forzó a Green a presentar su dimisión por haber mentido tras una investigación interna del Gobierno que reveló que en 2008 había sido hallado material pornográfico en su ordenador. Su sucesor deberá tratar de mantener la unidad en un gabinete profundamente dividido respecto al Brexit, pues este reajuste de Gobierno se produce antes del comienzo de la segunda ronda de negociaciones sobre el Brexit, centrada en la futura relación comercial y de seguridad que tendrá el Reino Unido y la UE a partir de 2019. Boris Jonhson, ministro de Asuntos Exteriores y el responsable del Brexit, David Davis, permanecerán en sus puestos, así como el ministro de Economía Philip Hammod y la de titular de Interior Amber Rudd. La ministra de Educación, Justine Greening, podría ser retirada de ese departamento en el reajuste previsto para el lunes. Según el diario The Sunday Times los cambios tienen como objetivo traer más diversidad y féminas al gobierno, para desempolvar la imagen del gabinete tory de "pálida, masculina y obsoleta". A todo esto, Tony Blair, primer ministro laborista del Reino Unido de 1997 a 2007, se ha mostrado partidario en un artículo de volver a realizar un referéndum sobre el Brexit: "Pero lo primero que hay que conseguir no es revocar la decisión, sino reivindicar el derecho a cambiar de opinión cuando conozcamos los términos de la nueva relación". "Una vez conocida la alternativa, deberíamos poder pensárnoslo de nuevo, a través del Parlamento, unas elecciones o un nuevo referéndum, que, por supuesto, no será una repetición del anterior, porque esta vez decidiríamos conociendo cuál es la alternativa". Y por si todo esto fuera poco, James Brokenshire, ministro para Irlanda del Norte, dimite por "problemas de salud", en el momento más inoportuno. José Ángel Gutiérrez [email protected]