• Eso sí, serán las constructoras, los bancos y el BEI quienes adelanten el dinero.
  • Son 5.000 millones de euros en cuatro años, 2.000 kilómetros de autovías y 189.200 nuevos empleos.
  • En definitiva, se trata de reactivar la obra pública sin aumentar el déficit.
Se llama pago por disponibilidad, que no hay que confundir con el pago por uso. Para ir adentrándonos en el tema, lo que ha presentado Mariano Rajoy (en la imagen) este viernes, el Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras (PIC), es un plan de carreteras de pago por disponibilidad lo que nos lleva a la conclusión que al presidente del Gobierno no le gustan las autopistas de peaje, esto es, el modelo de pago por uso. Por cierto, el modelo preferido en Europa. El pago por disponibilidad consiste en que es el Estado quien paga las carreteras y su mantenimiento, aunque las dos cosas las lleven a cabo empresas privadas bajo el régimen de concesión. En definitiva, las autovías las pagarán todos los contribuyentes incluidos los que no las transiten. Es el modelo que impera actualmente en nuestro país con resultados más o menos discutibles. Además, para evitar que se repitan casos como las radiales, el contrato con las empresas privadas no estará ligado al tráfico de las carreteras. Lo más novedoso del plan, si se puede hablar así, es la financiación. Primera premisa y más importante: el déficit no se toca. Por eso, serán las constructoras, los bancos y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) los que adelanten los 5.000 millones de euros previstos hasta 2021. En estos años, el Ministerio de Fomento prevé construir y mantener un total de 2.000 kilómetros de autovías y crear un total de 189.200 puestos de trabajo. Tanto la construcción como el mantenimiento será adjudicadas a empresas privadas en contratos de treinta años de duración. En definitiva, se trata de reactivar la obra pública sin aumentar el déficit. Por cierto, no es casualidad que el plan se haya anunciado a mitad de Legislatura. El tiempo suficiente para estrenar las vías antes de las próximas elecciones. Pablo Ferrer [email protected]