• Corporación Financiera Alba rebosa liquidez.
  • Euskaltel se ofrece por sí sola y los Mach nunca hacen ascos a una empresa controlada políticamente (Indra).
  • A la Corporación Financiera Alba, de los hermanos March, le sobra tesorería, por más de 1.000 millones de euros.
  • Ha vendido cuatro veces más que lo comprado.
  • Tras su salida de ACS, la estrella ha pasado a ser Acerinox.
Resultados de Corporación Financiera Alba (CFA), el buque insignia de los hermanos March. Idea nuclear: se va a ahogar en liquidez. Durante nueve meses (ACS) la Corporación ha vendido por el cuádruple lo que había comprado. Así que la pregunta es ¿qué va a comprar la Familia March? Se supone que ahora su joya de la corona es Acerinox (inversión de 565 millones de euros), una empresa fluctuante que da tantos gustos como disgustos. Le siguen BME con 320, a la espera eterna de una fusión de mercados financieros; Ebro Foods (313 millones de euros y una familia, Hernández Calleja, que parece que siempre se está queriendo ir; 242 millones invertidos en Viscofan que no sólo hace condones; 222 en Parques Reunidos, 208 en Indra, a la espera de que despegue de una vez y 190 en Euskaltel. Esta podía ser una buena oportunidad. A fin de cuentas, a los March no les importa participar en empresas en compañías del sector público (en Indra la SEPI, en Euskaltel el PNV… o así). Esto de que sobre dinero es un problema tan grande como que falte. O eso dicen los millonarios. ¡Ah!, y ha vendido Panaderías Taberna, una empresa tradicional navarra. ¿Por qué? Porque era vendible. Eulogio López [email protected]