• Mientras, Janli busca presidente por head hunter.
  • O sea, a su sustituto, con instrucciones precisas: que resulte lo más manejable posible.
  • Y en el entretanto, la vicepresidenta del Gobierno no confía en el derechista Alierta sino en el progresista Janli.
  • Para defender la unidad de España, se entiende.
  • Santander y Caixabank no dicen nada: sólo suplican que alguien les diga lo que tienen que hacer.
Lo de PRISA, el grupo de El País y la SER empieza a resultar cómico. Juan Luis Cebrián consiguió evitar que Javier Monzón no aceptara un cargo de presidente rebajado y entonces, ni corto ni perezoso, les pidió a los consejeros que den nombres para sustituirle. Ojo, lo que pretendía, y pretende, Janli era romper su relación laboral (con indemnización incluida, naturalmente) y seguir dirigiendo ideológicamente El País y la SER. Esa es la orden de la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se cerró en banda: para defender a integridad territorial del español frente al desafío catalán (¿les suena a nuevo verdad?) se precisa a El País y la SER. Es decir, se precisa al progre y masoncete bilderbergiano, Juan Luis Cebrián. Y vamos con el titular: Pallete se niega, nuevamente, a venderle el 13% de Prisa a César Alierta quien, después de todo, es el único que está dispuesto a poner dinero de su cartera. Sea como fuere, Alierta, que ya dispone de un 18% por el fondo Amber necesita el 13% que Moncloa no quiere que Telefónica le trasfiera. Al parecer, a Soraya le gusta más el masoncillo Janli que el patriota Alierta… a la hora de defender la patria. En cualquier caso, fuentes de Telefónica insisten: no se venderá el 13% a Alierta. ¿Y los bancos, HSBC, Santander y Caixabank? Sencillamente, suplican a quien quiera oírles que les digan qué tienen que hacer. Lo que sea, pero que se lo digan. Eulogio López [email protected]