«Del sueño a la desilusión», es la portada de la revista 'Expresso', el semanario más reconocido de Portugal, perteneciente a un grupo editorial comandado por Ricardo Costa, hermanastro del primer ministro socialista, Antonio Costa. 

El subtítulo que acompaña a la información no es mucho más amable con el líder de Unidas Podemos: «Cómo el partido de Pablo Iglesias se ha transformado, en media docena de años, en aquello que tanto criticaba».

Según publica ABC, en el interior del suplemento del número de este sábado 17 de octubre queda, por tanto, al descubierto que la propuesta que nació como 'izquierda cool' se ha revelado un auténtico fiasco, especialmente desde el 'affaire' inmobiliario que condujo a Iglesias de su piso en el barrio de Vallecas a un chalé con piscina-lago en una zona noble de Galapagar. Algo así como del 'underground' al estrellato a golpe de irrupción política de la mano del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien terminó cediendo a sus propósitos con tal de ser investido presidente del Gobierno.

Las críticas a Pablo Iglesias en Portugal se producen después de que sus reiteradas salidas de tono (como cuando le dijo «cierre la puerta al salir» a Iván Espinosa de los Monteros, de Vox, en una comisión del Congreso) hayan tenido su eco, sobre todo a través de las redes sociales.

Llama la atención que las críticas le lleguen al vicepresidente de un país con el modelo político más similar -sociocomunista- al español. ¿Será que en el país vecino los comunistas son más razonables de lo que los son en España los podemitas?