• La funcionaria europea no facilita información sobre el propio informe de la JUR y sobre el de Deloitte.
  • Y pone en entredicho a la misma Unión Bancaria.
  • Todavía nadie entiende cómo un problema de liquidez de un banco con unos 36.000 millones de euros en activos disponibles para la venta se solucionó con su intervención en lugar de con más liquidez.
  • En el entretanto seguimos sin conocer quién pagará los platos rotos… si es que hay platos rotos.
  • Guindos era el que decía que pagaría Europa y ahora Guindos está en Europa.
La actuación de la justicia en el caso del Popular está siendo una auténtica cacicada. Así se lo ha manifiesta a Hispanidad uno de los despachos de abogados presentes en la causa. La última muestra de esto es la decisión de la Audiencia Nacional de suspender todos los procedimientos por lo contencioso-administrativo contra la resolución del Popular por parte del Frob mientras que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no se pronuncie sobre los recursos contra la Junta Única de Resolución (JUR). Oiga usted, ¿y si el recurso presentado en España sólo afecta al Frob? Porque lo cierto es que lo que plantean algunos despachos a la AN es si el Frob, en su actuación, respetó el derecho español o no. En cualquier caso, es significativo el hecho de que la AN se haya inhibido antes, incluso, de que los afectados presenten formalmente sus demandas. Hasta el momento, sólo han planteado recursos. Otrosí: el TJUE aún no ha contestado a los afectados que han planteado recurso contra la JUR y contra la Comisión Europea. Lo grave es que el plazo para responder por los recursos contra la JUR finalizó el 15 de enero, y el de los de la CE, el 28 de febrero. Pero aquí no pasa nada y, lo peor de todo, tampoco se puede reclamar a nadie. Toca resignarse y esperar a que el TJUE haga su trabajo en tiempo y forma. Toda esta cacicada tiene un nombre propio: Elke König (en la imagen). La funcionaria europa no facilita información sobre el propio informe de la JUR, que preside, ni sobre el controvertido informe de Deloitte. Incluso, ha negado en reiteradas ocasiones, información al Parlamento español. Ha sido, de hecho, la primera y única vez que se niega información a la sede de la soberanía nacional. El asunto es muy grave. Sí, es cierto que König ha hecho públicos algunos fragmentos de esos informes, pero ha ocultado, precisamente, la parte crítica de los mismos. Y no hay peor mentira que una verdad a medias. Con su actitud, la presidenta de la JUR -reelegida en diciembre saltándose la regulación vigente que exige una terna de candidatos- ha puesto en entredicho, incluso, a la Unión Bancaria europea. Ante esto, los fondos de inversión, esto es, el mercado, huyen de los bancos europeos. ¿Cómo voy a invertir en un sitio en el que puedes perderlo todo en unas pocas horas y sin advertencia previa? Porque todavía nadie entiende cómo un problema de liquidez de un banco con unos 36.000 millones de euros en activos disponibles para la venta, se solucionó con su intervención en lugar de otorgarle más liquidez. Es decir, a un 'delito' menor se le aplicó la 'pena' mayor. En el entretanto, seguimos sin saber quién pagará los platos rotos… si es que finalmente hay platos rotos. Recuerden que fue Luis de Guindos el que dijo que sería Europa y ahora Guindos está en Europa, concretamente, en el BCE. Resumiendo, cuanto más tiempo pase más indefensión para los accionistas del Popular. Y visto lo visto, no parece que la JUR, con König al frente, vaya a acelerar las cosas. Pablo Ferrer [email protected]