• Denunciado por un amigo musulmán.
  • Otra vez la Ley de Blasfemia es utilizada para perseguir a los cristianos en el país asiático.
  • Uno de los casos más emblemáticos en Asia Bibi, cristiana apresada desde 2010, acusada falsamente de blasfemia y condenada a muerte.
  • Y, recientemente, otro joven cristiano de 17 años fue asesinado a golpes por sus compañeros de secundaria en Pakistán: no quería convertirse al Islam.
Una corte de Pakistán sentenció a muerte a Nadeem James, un joven cristiano de 24 años, por un mensaje de WhatsApp considerado blasfemo contra el Islam, recoge Aciprensa de Fides. Nadeem vivía en la comunidad cristiana de Yaqoobabad. El joven fue acusado ante las autoridades en julio de 2016 por Yasir Bashir, amigo musulmán de su familia, con la ayuda de dos líderes religiosos islámicos. Tras la denuncia Nadeem desapareció de casa, por lo que las autoridades arrestaron a sus dos cuñadas y las golpearon para obtener información sobre su ubicación. Dos días después, el joven fue arrestado. El juicio resultó en la condena a muerte del joven cristiano y una fuerte multa. Según la sentencia de la corte –un documento de 28 páginas– Nadeem James envió mensajes blasfemos a través de WhatsApp a Yasir Bashir, por lo que debía ser ejecutado. El caso de Nadeem recuerda diversos actos de violencia, falsas acusaciones de blasfemia y asesinatos contra cristianos en Pakistán. Muchos de esas acusaciones se basan en la Ley de Blasfemia, que impone la pena de muerte para esos casos y que muchas veces es utilizada por quienes odian a los cristianos para perseguirles.   Por ejemplo, días atrás, un joven cristiano de 17 años fue asesinado a golpes por sus compañeros de secundaria en Pakistán, por negarse a convertirse al Islam. Uno de los casos más emblemáticos en Asia Bibi, cristiana apresada desde 2010, acusada falsamente de blasfemia y condenada a muerte. Su familia sigue buscando su liberación. El ministro federal para las minorías religiosas de Pakistán, el católico Shahbaz Bhatti, fue asesinado en 2011 a bordo de su auto, por defender a Asia Bibi y buscar reformas en la ley de blasfemia del país. Defender a Asia Bibi y criticar la ley de blasfemia de Pakistán también le costó la vida en 2011 al entonces gobernador de la región de Punjab, Salmaan Taseer, que fue asesinado por su guardaespaldas. En declaraciones a Fides, Nasir Saeed, de la ONG cristiana CLAAS, advirtió que "la ley de blasfemia de Pakistán castiga injustamente no solo a miembros de las minorías religiosas sino también a ciudadanos musulmanes". "Sobre todo, deteriora las relaciones internacionales de nuestro país y daña nuestra imagen en el exterior. Una reforma es urgente para el bien de la nación", aseguró. José Ángel Gutiérrez [email protected]