• El último día del inversor ha dejado indiferentes a los analistas.
  • La mejora de la cotización es flor de un día: los mensajes lanzados no varían la estrategia ya prevista por el grupo.
  • El problema es serio: Francia es su mercado principal y supone el 53% del ebitda.
Orange no enamora en Francia a pesar de tener todo a favor: es el principal operador, el 25% de la compañía está en manos del Estado y es un mercado que no se caracteriza por la agresividad de la competencia. Nada que ver, por ejemplo, con España. Pero tranquilos, porque el fracaso francés se compensa exprimiendo a Orange España. La filial en nuestro país es, tras la matriz francesa, la que más aporta al grupo. En cualquier caso, la languidez de Orange en Francia se ha trasladado a los analistas. Los del Sabadell, por ejemplo, señalan que los mensajes lanzados durante el día del inversor (7 de diciembre) "no suponen ninguna novedad en relación a la estrategia de la compañía". El único punto destacable es la aceleración del crecimiento del ebitda en 2018 así como el aumento de la inversión. Suficiente para que la cotización haya mejorado levemente en estos últimos días. Pero es flor de un día porque el plan Explore 2020, incluido en la estrategia del grupo hasta ese año, no aborda el problema fundamental: el negocio en Francia a largo plazo. De hecho, más allá de una tibia recuperación en resultados, los analistas del Sabadell no esperan una mejoría significativa. El asunto es serio: el país galo representa el 53% del ebitda del grupo. Pablo Ferrer [email protected]