• El macro bonus contrasta con la tradicional austeridad de las retribuciones del grupo.
  • Osuna tiene el mandato de reactivar Construcción y… reiniciar Concesiones.
  • La primera: el tren del aeropuerto de Los Ángeles.
Juan Osuna (en la imagen) está de enhorabuena. El nuevo consejero delegado de OHL va a cobrar 18 millones de euros por la venta de OHL Concesiones, de la que era Ceo cuando se cerró la operación con el fondo australiano IFM por 2.235 millones de euros. La venta se cerró el 16 de octubre y Osuna sustituyó a Tomás García Madrid como Ceo de OHL sólo nueve días después, el 25 de octubre. 18 millones, uno detrás de otro, que la compañía le abonará de una sola vez, cuando reciba el dinero de IFM, algo que ocurrirá durante el primer trimestre de 2018, si todo se desarrolla según lo previsto. Hay algo que llama poderosamente la atención: este macro bonus contrasta con la tradicional austeridad de las retribuciones en OHL, algo de lo que Juan Miguel Villar Mir ha presumido siempre que ha tenido ocasión. El bonus tendrá que ser aprobado por la junta extraordinaria de accionistas que se celebrará el 9 de enero en Madrid. Tranquilos, es puro trámite. El premio tiene el visto bueno de Villar Mir y de la Comisión de Nombramiento y Retribuciones, según el hecho relevante remitido el domingo a la CNMV. Habrá que ver qué respaldo tiene entre los minoritarios. Sea como fuere, la labor de Osuna en OHL no ha concluido, ni mucho menos. A partir de su nombramiento como Ceo del grupo, tiene el mandato de reactivar Construcción -Villar Mir ha paralizado la negociación con los chinos de CSCE para la venta de una participación mayoritaria- y de volver al negocio concesional. Y el primer contrato de Osuna podría ser el tren del aeropuerto de Los Ángeles, un contrato de 2.250 millones de euros al que aspira junto con Acciona y otras compañías. Pablo Ferrer [email protected]