• Y es que ha aprobado leyes que permiten el aborto y el matrimonio homosexual, y, en general, impulsa la ideología de género.
  • Tiene en mejor consideración al expresidente Sebastián Piñera por ser "católico practicante", quien volverá a gobernar a partir de marzo.
  • Aunque en su primer mandato se le tachó de "empresario" y asustó a los empobrecidos ("las empresas despedían mucho personal"), al final creó empleo y crecimiento económico.
  • Afirma que la Iglesia Católica fue clave en la dictadura, pero ahora está cuestionada por los abusos sexuales a niños.
  • Lleva en Chile desde 1983 y vivió la visita de Juan Pablo II en 1987: "Marcó al pueblo chileno y hoy día lo recuerdan con mucho cariño".
  • Ahora, del viaje del Papa Francisco espera que su mensaje cale en los corazones y "seamos portadores alegres del amor de Dios a todos nuestros hermanos sin exclusión".
  • Sorprende que no le preocupen los ataques a iglesias y, aunque los lamenta, prefiere no juzgar y respetar a la persona.
Desde el pasado lunes y hasta el próximo jueves, está teniendo lugar el viaje del Papa Francisco a Chile. Un acontecimiento que Hispanidad ha aprovechado para hablar con la hermana Jovita Morán, una misionera española que lleva desde 1983 en dicho país, que califica a la actual presidenta, Michelle Bachelet (ambas en la imagen) de "muy liberal" -o sea, en lenguaje europeo, progre-. Esta política socialista lo ha sido especialmente en el último de sus dos mandatos (2006-2010 y 2014-2018), pues ha aprobado leyes que permiten el aborto y el matrimonio homosexual, y además, impulsa la ideología de género. ¡Como buena discípula del Nuevo Orden Mundial (NOM), claro está! Precisamente, la última muestra de que promueve la ideología de género se ha visto esta semana, cuando la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados -dominada por el partido de Bachelet- ha aprobado un proyecto de ley que permite el cambio de sexo registral a niños y adolescentes. papa chile La hermana Jovita Morán tiene en mejor consideración al expresidente Sebastián Piñera por ser "católico practicante", un provida y profamilia que volverá a gobernar a partir del próximo 11 de marzo -cuando tome posesión- tras ganar las elecciones y que también está participando de los actos del viaje del Papa Francisco. Recuerden que hace unos meses, Piñera afirmó "siempre voy a estar a favor de proteger la vida" como recogió La Tercera e incluso anunció cambios en la ley del aborto, según Emol. Eso sí, esta religiosa carmelita Teresa de San José señala que en el primer mandato de Piñera (2010-2014) se le tachó de "empresario" como allí se dice y asustó a los empobrecidos porque "las empresas estaban despidiendo mucho personal", ahora esto ha cambiado y es que al final, creó empleo y crecimiento económico en el país. En sus 25 años en el país, esta misionera ha vivido cómo el país "ha pasado de la dictadura a la democracia con todo lo que ella conlleva". Añade que "es de admirar que sea por motivos políticos o de la naturaleza, Chile se levanta", aludiendo también a los terremotos que ha vivido, sobre todo, al del 27 de febrero de 2010, "donde todos creíamos que hasta allí habíamos llegado…". jóvenes chile Respecto a la Iglesia Católica, la misionera española afirma que "fue clave en la dictadura, pero ahora está cuestionada por los abusos sexuales a niños". Eso sí, "en la índole que sea está presente el Señor; y el amor y veneración a María Virgen del Carmen Reina y Madre de Chile lo supera todo". Ella se dedica a "acompañar jóvenes en su discernimiento vocacional al llamado que el Señor los vaya encaminando" y colabora con el grupo de jóvenes misioneros 'Viajeros por un sueño'. La hermana Jovita Morán ya vivió la visita de Juan Pablo II (hoy santo) en 1987 siendo Santo Padre, que "marcó al pueblo chileno y hoy día lo recuerdan con mucho cariño". Ahora, del viaje del Papa Francisco, cuyos primeros días define como "emocionantes", espera que su mensaje cale en los corazones y "seamos portadores alegres del amor de Dios a todos nuestros hermanos sin exclusión". Eso sí, sorprende que no le preocupen los ataques a iglesias y, aunque los lamenta, dice: "prefiero no juzgar a la persona que está dolida; el respeto a la persona está por encima de todo". Cristina Martín [email protected]