• PwC dijo que el Popular valía 11.000 millones de euros, a 31 de diciembre.
  • Cinco meses después, el Santander lo compra por un euro.
  • Y miren por dónde, Price es el auditor del Santander, como lo era antes del Popular.
  • Y toda la argumentación jurídica ante los tribunales europeos va por esa vía.
  • De postre, a FG le tomaron por idiota. Resulta que llegó hasta el tramo final y se retiró.
  • Y se lo dieron a su competidor por un euro.
La auditora PwC (en la imagen, su sede central en Madrid) dictaminó que, a 21 de diciembre de 2016, el patrimonio del Banco Popular rozaba los 11.000 millones de euros con unos recursos propios pata negra (capital, reservas y alguna cosa más) de 8.000 millones. Pero, miren por dónde, la noche del 6 al 7 de junio, apenas cinco meses después, resulta que el Santander adquiere el Banco Popular por un euro. Y resulta que el valor bursátil tras una campaña de desprestigio (dirigida, eso sí, por el eximio pirómano Emilio Saracho) era de 1.300 millones de euros. En cuanto empiecen los sumarios, las impugnaciones se van a dirigir a Price. Dígame, señor auditor del Santander y del Popular: ¿cuánto valía el Popular al terminar el año? ¿Dice usted que 11.000 kilos? ¿Y cómo es que cinco meses después su auditor lo compra por un euro? Por cierto, que el informe con el que la Junta Única de Resolución (JUR), presidido por la inefable jetadura Elke König, justificó que le traspasaba el banco al Santander fue perpetrado por Deloitte a título de informe de liquidación. ¿Haces un informe de liquidación para concluir que un banco debe ser liquidado o traspasado por un euro? Curioso diagrama del huevo y la gallina. Y además, ¿por qué puñetas un informe de liquidación para una compañía que no está en liquidación? Así que Price lo tiene crudo, porque toda la argumentación jurídica va a ir por esa vía. El Santander sigue planteándose el 'no pasarán' jurídico: a nosotros nos dijeron que iban a intervenir el banco, y que si lo queríamos regalado. Y dijimos que sí. Pero como la mentira tiene las patas cortas aquí el que queda como idiota es el BBVA que acudió a la subasta -fantasma y nocturna- del 6 de junio y se retiró… cuando al otro postor le regalaron el banco. FG: si yo fuera tú, permitiría que me llamaran malo pero no idiota. Y ya saben, seis meses antes el BBVA había ofrecido 6.500 millones de euros por el Popular y el Santander un horquilla entre 4.000 y 7.500 millones de euros. Eulogio López [email protected]