• El también obispo de San Cristóbal denuncia, asimismo, que en su país "se está imponiendo un régimen totalitario", que la gente pasa hambre y no tiene medicinas y que el Papa "está preocupado por Venezuela".
  • Mientras, la oposición venezolana no concurrirá a las elecciones porque, a su juicio, hacerlo significaría legitimar un fraude para perpetuar a Maduro.
En Venezuela, monseñor Mario Moronta (en la imagen), obispo de San Cristóbal, ha sido recién nombrado vicepresidente de los obispos venezolanos. En una entrevista en El Mundo ha hablado de la supuesta mediación del expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero entre el Gobierno y la oposición: "Toda mediación es buena si es seria. Pero, hay un problema: el señor Rodríguez Zapatero siempre ha estado del lado del Gobierno. Eso no brinda confianza alguna. Por otra parte, el Gobierno no acepta otros mediadores sino los que puedan estar cercanos a él. Lo mismo sucede con la oposición. El tema del diálogo es crucial". "El diálogo no puede seguir siendo un encuentro de élites. Falta presencia de los sectores populares, gremiales... y que el punto número uno de esa agenda de diálogo sea la dignidad de la persona humana, tan golpeada; es decir que se le considere a la gente como sujeto social capaz de dar respuestas y capaz de poder dar soluciones. Pero a la dirigencia política del oficialismo y de la oposición no le parece interesar el bien común sino sus propios intereses". También ha sido preguntado por si es verdad que los obispos venezolanos están en contra del régimen de Maduro por sistema, y ha respondido: "Los obispos venezolanos estamos con el pueblo. Es el verdadero interés de la acción del episcopado. Así lo hemos podido demostrar en muchas ocasiones. También hemos sido claros al decir que estamos en contra del régimen totalitario que se quiere seguir imponiendo en Venezuela". Respecto a si hay hambre en Venezuela, responde: "Muchos quizás piensan en las lamentables hambrunas que se han dado en África y otros lugares del mundo. La situación no ha llegado a ese extremo y esperamos que nunca se dé. Pero sí existe hambre: son muchas las familias que no logran satisfacer las necesidades básicas, y se quedan con una comida al día. Ha crecido la desnutrición infantil y también entre adultos, sobre todo ancianos. El problema está en que no se consiguen los insumos, no hay producción y lo que se puede lograr conseguir es a un precio altísimo. Por ejemplo, una docena de huevos tiene el valor prácticamente de un salario mínimo; no se diga de la carne, del pollo y de otros insumos necesarios. Es lamentable comprobar que en muchas partes hay personas que buscan restos de alimentos en los desperdicios que son echados para ser recogidos por el aseo urbano. Incluso en las grandes ciudades, a las afueras de los grandes restaurantes, hay gente buscando lo que pueda conseguir para alimentarse algo. La crisis alimentaria va creciendo por la falta de insumos y por la carestía de lo que se puede conseguir. Hay zonas más golpeadas, sobre todo las del centro del país". A todo esto, la oposición venezolana ha decidido no inscribir candidatos unitarios para las elecciones presidenciales del 22 de abril, tras casi dos semanas de discusiones en busca de un consenso, según confirmaron a El Mundo fuentes políticas de los cuatro principales partidos de la Unidad Democrática. La decisión se toma luego de un intenso forcejeo político y no es compartida por todos los partidos que integran la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Y a Voluntad Popular, partido del preso político Leopoldo López, se había adelantado la semana pasada al anunciar que no acudiría a los comicios ni respaldaría a candidato alguno porque, a su juicio, hacerlo significaría legitimar un fraude para perpetuar a Maduro. "Nos sumamos al llamado que tanto la Iglesia Católica como diferentes liderazgos y organizaciones políticas han hecho para crear un frente nacional de lucha por la democracia que una a todas las organizaciones y liderazgos que quieran cambio en Venezuela", apuntaló Freddy Guevara, dirigente de VP asilado en la Embajada de Chile en Caracas. José Ángel Gutiérrez [email protected]