• La ignominia de Erdogan. Los turcos están siendo apoyados por extremistas islámicos.
  • Y los kurdos han sido quienes más han luchado contra el Estado Islámico.
  • La victoria militar fue celebrada por el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien apeló al nacionalismo y a las viejas glorias bélicas.

Después de casi dos meses de ofensiva, el ejército turco y los extremistas islámicos de la oposición siria, aliados de Ankara, han arrebatado este domingo a los kurdos la ciudad siria de Afrín y se han hecho con el control de todo el territorio de ese enclave, situado en el extremo noroeste de Siria, publica Informaria. La victoria militar fue celebrada por el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (en la imagen), quien apeló al nacionalismo y a las viejas glorias bélicas para destacar que su país derrotará totalmente a las YPG, que considera "terroristas" por sus lazos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía. "Ya no está el PKK, ya no está el Estado paralelo, ya no hay nadie. Dijimos que íbamos a entrar en sus cavernas y han escapado buscando agujeros. Han huido a Siria. Los hemos perseguido", resaltó el Mandatario durante la conmemoración en la ciudad de Çanakkale del aniversario de la batalla de Galípoli en 1915, durante la I Guerra Mundial. "Ayer dimos una lección en Çanakkale a quienes querían aplastarnos, hoy haremos lo mismo a quienes intentan establecer un estado terrorista a lo largo de nuestras fronteras para atentar contra nuestra estabilidad y nuestro futuro". Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, desde el inicio de la ofensiva turca el pasado 20 de enero han muerto en Afrin 289 civiles, más de 1.500 combatientes kurdos, 400 rebeldes aliados de Turquía y 78 militares turcos. Ankara asegura, sin embargo, que sus ataques no dejaron víctimas civiles, reconoce haber "neutralizado" a 3.603 combatientes kurdos, mientras que murieron 46 soldados turcos y 225 resultaron heridos. De acuerdo con el Observatorio, unos 250.000 civiles abandonaron Afrin desde el miércoles, utilizando un corredor humanitario que lleva hacia territorios controlados por los kurdos o por el régimen sirio, recoge Economía y Negocios. Sin embargo, la victoria de la coalición militar al mando turco, no parece haber apagado la resistencia kurda. En un mensaje televisivo, quien dirige en forma conjunta el consejo ejecutivo de Afrin, Othman Sheikh Issa, confirma que la guerra contra Ankara "ha entrado en una nueva fase". Las fuerzas kurdas, prosigue, permanecen en la región y "atacarán las posiciones del enemigo turco y sus mercenarios apenas surja la oportunidad". "Nos convertiremos en una amenaza constante para ellos", concluye. Aún queda por entender cuáles serán los pasos que Erdogan dará a continuación, y si la ofensiva se desplazará hacia Manbij (y Kobane), con el riesgo de que se produzca un enfrentamiento abierto con los militares estadounidenses, apostados en el área y aliados de los kurdos. Además, Ankara corre el riesgo de que los residentes mismos de Afrin –en su gran mayoría kurdos- abracen las armas en un intento por expulsar al agresor turco hacia el otro lado de la frontera, según Asia News. Andrés Velázquez [email protected]