• Es verdad que el margen se desfonda.
  • Fuerte reducción de los activos dudosos.
  • Se está gestionando adecuadamente el riesgo que supone el descenso de tipos.
  • A pesar de todas estas mejoras, Liberbank nada contra corriente, en lo políticamente incorrecto.
  • Ya saben: no hay que dejar con vida a lo pequeño, es decir, a todo lo que sea independiente.
Liberbank, el otro banco que nos preocupa, ha presentado sus cuentas al cierre del primer semestre y despeja las dudas que algunos pudieran mantener sobre el mismo. La evolución, de la entidad que preside Manuel Menéndez (en la imagen) ha sido francamente buena, esté o no bajo la lupa del Banco de España al que no le gustan las entidades pequeñas… porque sí. Con independencia del resultado, al que luego nos referiremos, el banco ha reducido en los últimos doce meses sus activos malos (créditos dudosos y activos adjudicados, en casi un 19%), aunque bien es verdad que la cobertura de estos activos (el porcentaje de pérdida reconocida en los mismos) ha caído desde el 46% hasta el 40%. Es verdad que esto último puede ser un indicador de pérdidas pendientes de reconocer, que serían mayores ahora, pero también depende mucho del valor de los inmuebles ya adjudicados y de los recibidos en garantía, que en los últimos meses están recuperando su valor. En consonancia con lo anterior, reducción de la morosidad y de los adjudicados, y con la evolución general de la economía, las necesidades de dotaciones han caído fuertemente  (-73%) y parece que también las de provisionar el riesgo legal que la comercialización de productos había generado a la entidad. En concreto en este último apartado se han producido incluso recuperaciones de provisiones. Estos dos conceptos han permitido que, a pesar de la fuerte bajada (-59%) el resultado final sólo haya caído un 8% hasta los 67 millones de euros al cierre del primer semestre de 2017. El margen de explotación a 30.6.16 resultaba muy elevado como consecuencia de los elevados beneficios que cosechó el banco durante los primeros seis meses del año pasado en los mercados. Estos resultados extraordinarios por su cuantía probablemente respondían a la necesidad del banco de materializar plusvalías con las que hacer frente al fuerte esfuerzo de reconocimiento de pérdidas por morosidad y adjudicaciones que hizo entonces. Ahora, con menores necesidades para estos dos conceptos, los resultados por operaciones en los mercados han sido mucho menores y, además, es posible que vaya quedando menos que vender para hacer frente a sustos con la evolución de la morosidad. En otras palabras: el negocio se va normalizando en términos de morosidad y las plusvalías en los títulos de deuda pública, que la caída de tipos ha propiciado, se han consumido, al menos en gran parte, para atender lo anormal de la morosidad que ha descendido del 17,1% al 11,3% en un año. El margen de intereses, primero de los de la banca, porque hemos hecho en esta ocasión el análisis de la cuenta de resultados de abajo para arriba, ha descendido un 11,2%, como corresponde al escenario de bajadas continuas de los tipos de interés. El Euribor a 12 meses estaba hace un año (medias de junio) en el -0,03% y ahora lo está en el -0,15%., lo que, con diferenciales medios del 1% apunta una caída de los ingresos por intereses del 11,4%. Parece que en Liberbank este riesgo, el de los descensos de ingresos por variaciones del tipo de interés, se está gestionando adecuadamente. En definitiva, un alivio para los analistas de banca estos resultados que alejan muchos fantasmas. A pesar de todas estas mejoras, Liberbank nada contra corriente, en lo políticamente incorrecto. Ya saben: no hay que dejar con vida a lo pequeño, es decir, a todo lo que sea independiente. Rodrigo de Silos [email protected]