• Ni tan siquiera sabemos si las denuncias de accionistas contra Antonio Del Valle por presunto bajista se están investigando.
  • La actitud de Albella es la que más ha levantado sospechas sobre la venta del Popular al Santander por un euro.
  • De todas maneras, esto ha venido bien para que se replantee una posible prohibición permanente en determinados valores.
Nunca sabremos lo que habría pasado si la CNMV no hubiese prohibido las posiciones cortas en Liberbank el lunes 12 de junio, pero sí sabemos lo que ha ocurrido tras la medida: que los títulos del banco se han revalorizado un 42%. Y eso que los bajistas solo representaban el 1,39% del capital de la entidad. En cualquier caso, la medida ha dado su fruto y la CNMV ha decidido este jueves prorrogarla dos meses más. La reacción del mercado ha sido inmediata: a media sesión, las acciones de Liberbank suben un 2,5% y se acercan al euro por título (0,99 euros). Todo esto es muy positivo e inevitablemente nos lleva a una pregunta: ¿Por qué Sebastián Albella (en la imagen) no hizo lo mismo con el Popular? Según él mismo explicó durante el V Foro del Consejero, celebrado el 13 de junio, porque la caída de la cotización del Popular estaba justificada por las noticias negativas acerca de la entidad y la de Liberbank, no. Es decir, que depende de algo subjetivo, esto es, de la opinión del presidente de la CNMV. Fantástico. Lo cierto es que el banco que presidía Emilio Saracho llegó a tener un 12,37% de su capital en manos de bajistas -mes de abril- y fue intervenido por el BCE con el 9,77% de posiciones cortas. Es más, el viernes anterior a la noche de autos, el presidente de la CNMV aseguró, sobre el Popular, que "el mercado es el mercado y hay que dejar que siga funcionando". No es extraño que la actitud de Albella haya sido la que más sospechas ha levantado. Ni siquiera sabemos, a estas alturas, si está investigando las denuncias de algunos accionistas contra Antonio del Valle por presunto bajista. Y mucho nos tememos que, al final, la conclusión será que no han podido llegar al fondo del asunto. Sea como fuere, la prohibición de cortos en Liberbank ha venido bien para que se replantee una posible prohibición permanente en determinados valores. Y si es una prohibición global, mejor todavía. Pablo Ferrer [email protected]