• La CNMV levantará la semana que viene la prohibición de los cortos.
  • Coincidiendo con el comienzo de la cotización de las nuevas acciones.
  • En cualquier caso, es una buena noticia: la entidad podrá aguantar en solitario, al menos hasta que se despeje la incertidumbre en Cataluña.
  • Y es que el secesionismo catalán ha paralizado las fusiones bancarias.

La ampliación de capital de Liberbank ha sido todo un éxito. La entidad que dirige Manuel Menéndez ha captado 499 millones de euros y, lo que es más significativo y ha provocado euforia colectiva, es que la ampliación, que finalizó el jueves, tuvo una demanda 7,9 veces superior a la oferta. Sin duda, un gran éxito. Es más, el 99,85% de la ampliación se repartió durante el periodo de suscripción preferente que finalizó el 10 de noviembre. Desde ese día hasta el jueves 16 se completó el plazo de asignación adicional, que cubrió el 0,15% restante. Efectivamente, completar una ampliación de 500 millones con una demanda 8 veces superior, es una buena noticia salvo que estés regalando las acciones. No es el caso, pero un descuento del 66% se le parece mucho y, sobre todo, es suficiente como para atraer a accionistas y no accionistas. Recuerden que la operación se lanzó a un precio de 0,25 euros por acción. El jueves, tras perder un 0,46%, los títulos cerraron a 0,43 euros. Todo esto sucede bajo el paraguas de la prohibición de las posiciones bajistas. Pero cuidado, porque, aunque no ha concretado la fecha concreta, la CNMV levantará la restricción la semana que viene. Y el martes 21 comenzarán a cotizar las nuevas acciones. Peligro. No por nada, sino porque Liberbank ya ha perdido, en 2017, un 21,8% de su valor bursátil y su capitalización se sitúa, este viernes, en los 397 millones de euros. En cualquier caso, la ampliación ha sido una buena noticia. Proporciona oxígeno suficiente para que la entidad siga en solitario, al menos hasta que se despeje la incertidumbre secesionista. Cataluña ha paralizado las fusiones bancarias, pero se reactivarán en cuanto haya un poco de claridad. Pablo Ferrer [email protected]