• Hariri anunció el 4 de noviembre su sorpresiva dimisión al cargo desde la capital de Arabia Saudita, país del que es ciudadano.
  • Aunque su salida no fue aceptada por el presidente libanés, quien acusó a Riad de tener secuestrado al político. Y muchos lo siguen sospechando.
  • Los líderes cristianos del Líbano apoyan al presidente Aoun ante la crisis institucional.
El dimitido primer ministro del Líbano, Saad Hariri (en la imagen), anunció hoy miércoles que pospondrá su salida del cargo a solicitud del presidente Michel Aoun, con quien conversó esta jornada. Hariri había dimitido el pasado 4 de noviembre desde Riad (Arabia Saudita), ocasión en la que argumentó haber sido amenazado de muerte y expresó sus críticas al peso de Irán en las decisiones políticas que se adoptan en Beirut, informa DW. El encuentro con el mandatario se produjo después de que ambos políticos se vieran por primera vez desde la ahora fallida dimisión durante un acto público celebrado este miércoles para conmemorar los 74 años de independencia del país del mandato de Francia. Hariri regresó la noche del martes a Beirut tras haber estado en París, El Cairo y Chipre, tras pasar varios días en la capital saudita. Hariri anunció el 4 de noviembre su sorpresiva dimisión al cargo desde la capital de Arabia Saudita, país del que es ciudadano, aunque su salida no fue aceptada por el presidente libanés, quien acusó a Riad de tener secuestrado al político. En el desfile de este miércoles, realizado en la avenida de Chafic el Wazam, Hariri también se encontró con el presidente del Parlamento, Nabih Berri. El político sunita, que estuvo sentado en la tribuna de honor al lado del presidente Michel Aoun, explicó en una alocución televisada que aceptaba la petición del jefe de Estado de reconsiderar su renuncia. Se esperaba que tras el encuentro, Hariri anunciara una decisión al respecto, luego de que Auon dijera que no aceptaría la salida de su premier sin antes escuchar las razones que lo llevaron a adoptar esa decisión. El Líbano se encuentra sumido en una crisis política después de la renuncia de Hariri, quien en su discurso de despedida acusó a Irán de "tutelar" la política libanesa a través de Hizbulá. En ese contexto, los líderes de las iglesias cristianas del país están brindando apoyo explícito al presidente Michel Aoun como garante de la unidad nacional, según Fides. José Ángel Gutiérrez [email protected]