• Los empleados públicos con contratos temporales bajaron un 13,2% (-99.000 personas) hasta 2016, según el Banco de España.
  • Mientras, los de contratos indefinidos suben un 6,3% (sumando 130.000 personas) y suponen casi el 80% del total.
  • Así, la tasa de temporalidad del sector público se reduce cuatro puntos, situándose en el 23%.
  • Eso sí, en educación (24%), sanidad y servicios sociales (ambos con una tasa del 33%) es algo superior a la media.
  • Ya hay 2,84 millones de empleados públicos, superando en 30.000 puestos la cifra de 2007.
  • La mayor parte (60%, o sea, 1,7 millones) en las autonomías, el 21% en corporaciones locales y el 19% en la Administración Central.
Las Administraciones Públicas (AAPP) parece que han dicho 'no' a la precariedad laboral en la última década, pues ahora tienen menos temporales y más indefinidos que en 2007, según un informe del Banco de España sobre el empleo público. Y es que los empleados públicos con contratos temporales han bajado un 13,2% (-99.000 personas) entre 2007 y 2016, mientras los de contratos indefinidos han subido un 6,3% (sumando 130.000 personas) y ya suponen casi el 80% del total. Así, la tasa de temporalidad del sector público se ha reducido cuatro puntos en la última década, situándose en el 23%, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) citados por el Banco de España. Eso sí, en algunos sectores, la tasa es algo superior a la media, en concreto en: educación (24%), sanidad y servicios sociales (ambos con un 33%). La institución que gobierna Luis María Linde destaca que ya hay 2,84 millones de empleados públicos, superando en 30.000 puestos la cifra del año 2007. La evolución a lo largo de la década ha tenido varias fases: entre 2007 y 2011 la cifra de empleados públicos se incrementó en 310.000 personas, alcanzando su nivel histórico más alto (3,1 millones) en 2011; después, entre 2012 y 2013 se perdieron 350.000; y en los tres años siguientes se recuperaron las cifras e incluso se superaron las de 2007. La mayor parte del empleo público (el 60%, o sea, 1,7 millones) se encuentra en las comunidades autónomas y el resto se distribuye entre corporaciones locales (21%, por tanto, 600.000 personas) y Administración Central (19%, es decir, 540.000 empleados). Cabe destacar que en la última década los empleados públicos de las autonomías han crecido un 9%, lo que equivale a 137.000 personas más; mientras, en los ayuntamientos y la Administración Central se han producido descensos del 7,3% (-47.000 empleados) y del 7,8% (-45.000), respectivamente. Cristina Martín [email protected]