• Frente a los 296 que actualmente se están realizando con células madre adultas.
  • A nivel médico, la investigación con células madre embrionarias no aporta avances.
  • Es más, al tratar algunas enfermedades provocan otros problemas de salud, como la aparición de tumores.
  • Es una barbaridad: se manipulan embriones, o sea, se juega con vidas humanas, generando debate ético.
  • Y un fraude económicamente hablando, que se financia con millonarias cifras de dinero público.
  • Sin embargo, el uso de células madre adultas sí resulta eficaz en lo médico y en lo moral.
En la investigación científica, conviene destacar la doble estafa (médica y económica) de las células madre embrionarias, como lo demuestra que sólo protagonicen 24 ensayos clínicos en EEUU, según datos la web Clinical Trials, un servicio de los Institutos Nacionales de Salud de dicho país. Claro que al Nuevo Orden Mundial (NOM), máximo exponente de lo políticamente correcto, prefiere que se calle. Estos 24 ensayos clínicos suponen una cifra muy pequeña y más teniendo en cuenta que actualmente se están realizando 296 con células madre adultas, como recoge la web Clinical Trials. Una abultada diferencia que deja pocas dudas de por donde va la medicina genética para conseguir avances. Pero, ¿en qué consiste la doble estafa de las células madre embrionarias? En primer lugar, suponen una estafa médica, pues la investigación con ellas no ha aportado avances. Es más, a la hora de tratar algunas enfermedades han provocado otros problemas de salud, como la aparición de tumores. ¡Un desastre! Encima, supone una auténtica barbaridad porque se manipulan embriones, o sea, se juega con vidas humanas, generando un fuerte debate ético. Y es que en definitiva, se están matando personas (el NOM estará muy contento) para curar a otras, pero en este caso es más que discutible que el fin justifique los medios. Y en segundo lugar, la investigación con células madre embrionarias supone un fraude económico, pues se financia gracias a millonarias cifras de fondos públicos. Recuerden que el primer acto de Barack Obama cuando accedió a la presidencia de EEUU fue una reunión con los científicos estafadores a los que quería financiar para que siguieran utilizando embriones humanos como cobayas de laboratorio. Una cita, por cierto, que fue grabada por las cámaras de TV, para que se viera lo muy progre que era el recién llegado a la Casa Blanca. Sin embargo, el uso de células madre adultas no supone ninguna estafa. Y es que está resultando eficaz en lo médico, como reflejan los últimos avances en medicina genética y es mejor moralmente hablando porque no supone jugar con vidas humanas. De hecho, este tipo de células proceden de distintos órganos (entre ellos, el cordón umbilical) y tejidos desarrollados (por ejemplo, la médula ósea o la piel). Cristina Martín [email protected]