• El Consejo de Administración decide no personarse en las diligencias previas abiertas por los pagos al socialista Cabieces.
  • Y eso cuando todavía colea que el presidente se ha subido el sueldo de 463.500 a 800.000 euros.
  • Todo parte de la denuncia presentada por Kutxabank contra el anterior presidente, el nacionalista Mario Fernández.
  • El PNV marca el guión, desde su amplia mayoría en el consejo de administración.
  • Primero no perdonó la salida a bolsa que pretendía Fernández, obligado a dimitir.
  • Y después, perdonó menos que se pagara a Cabieces, ex delegado del Gobierno, por razones de la lucha antiterrorista.

Primero lanzó la piedra y luego esconde la mano. Es la explicación más amable de lo que decidió en su día Gregorio Villalabeitia, presidente de Kutxabank, contra su anterior en el cargo, Mario Fernández (ambos en la imagen), y lo que este miércoles ha decidido el consejo de administración de la entidad: no personarse en las diligencias previas abiertas por los pagos al socialista Mikel Cabieces, ex delegado del Gobierno en el País Vasco, durante el mandato de Fernández.

El itinerario del caso comenzó, recuerden, con la presentación de una denuncia por Kutxabank contra Fernández -un nacionalista moderado y ex vicelehendakari- ante la Fiscalía de Vizcaya. La razón esgrimida fueron los pagos supuestamente irregulares de 243.593 euros a Cabieces, decididos en la etapa de Fernández, y que éste defendió por la vinculación del socialista a la lucha antiterrorista. También Cabieces sostiene que los pagos estaban "justificados" y que su situación actual es "un daño colateral de una guerra ajena".

En la polémica política ha terciado otra: el sueldo de Villalabeitia, destapado por el diario El Correo. El actual presidente de Kutxabank ganará este año un 73% más de lo que ganaba Fernández. En otras palabras, no 463.500 euros, sino 800.000. La propia entidad defiende el incremento y dice que el sueldo sigue estando "en la parte baja del sector".

En lo judicial, el otro caso sigue coleando y lo seguirá haciendo al compás que marca el PNV, con amplia mayoría en el consejo de administración y 'mosqueado' con Fernández por la falta de docilidad que, de momento, no muestra Villalabeitia. Así lo explicamos del decir que el PNV se venga de Mario Fernández por la salida a bolsa, y así lo razonamos después al explicar la carga de profundidad de Joseba Egibar, portavoz del ala más gritona del nacionalismo peneuvista, contra Mario Fernández por ayudar a una persona en la 'diana' de ETA.

Lo que ha decidido este miércoles el Consejo de Administración extraordinario de Kutxabank es que no se personará en las diligencias previas abiertas. La decisión sigue al escrito remitido por la titular del Juzgado Instrucción número 4 de Bilbao, María Isabel Álvarez Fernández, en el que instaba a la entidad a aclarar si se iba a personar o no en esas diligencias.

Pero el caso, como digo, sigue. De hecho, la juez ha citado a declarar como imputados, los próximos 12 y el 13 de marzo, a Mario Fernández, Mikel Cabieces y al abogado Rafael Alcorta. Y no hay que olvidar que la magistrada actúa a instancias de la Fiscalía de Vizcaya, que es quien recibió la denuncia de Kutxabank.

Rafael Esparza

rafael@hispandiad.com