• El presidente del banco vasco renuncia a la parte de retribución variable, que supone un recorte salarial del 25%.
  • Y aprovecha para enviar un mensaje a la plantilla: lo hace para unirse a "los esfuerzos de mejora de la eficiencia".
  • Villalabeitica se subió el sueldo un 73% cuando asumió el cargo: 800.000 euros, 600.000 fijos y 200.000 en retribución variable.
El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeita (en la imagen), ha optado por predicar con el ejemplo, en lo que a sueldo se refiere, y de paso enviar un mensaje a los empleados de la entidad, al enmarcar esa decisión en "los esfuerzos de mejora de la eficiencia" que está poniendo en marcha la entidad. Es lo que ha comunicado a plantilla, a través de una nota interna en la web corporativa de Kutxabank. Ahí explica que ha renunciado a percibir los 200.000 euros brutos que corresponden a la parte variable de su sueldo en 2015. Su sueldo queda así en la retribución fija, 600.000 euros, el 25% menos de lo previsto (800.000) y con ello el 73% más de lo que cobraba su anterior en el cargo, Mario Fernández. La subida salarial de Villalabeita, cuando accedió a la presidencia en noviembre de 2014, estuvo envuelta de polémica. Se defendió de las críticas diciendo que esa subida era normal y que "hay retribuciones en el sector siete, ocho o diez veces elevadas". Claro, pero todos tenían en la cabeza que Fernández, que había sido aparcado del cargo por sus discrepancias con el PNV sobre la salida a bolsa y el futuro de la entidad, cobraba 463.000 euros (ese fue su último sueldo). Y si antes fue normal subirse el sueldo un 73%, ahora no es normal bajárselo un 25%. Es lo que dicen desde Kutxabank, que ha insistido en varias ocasiones en está en "la parte baja del sector". Rafael Esparza rafael@hispanidad.com