• El presidente, Antonio Huertas, responde que la ley exige que los consejeros externos reciban una cuantía adecuada a la responsabilidad que desarrollan.
  • Un consejero externo de Mapfre cobra 169.000 euros, frente a la media del Ibex, que es de 175.000 euros.
  • Un consejero ejecutivo de la aseguradora cobra un 58% menos que la media del selectivo.
  • Un accionista le recuerda que, con cargo a 2015, el dividendo baja a 13 céntimos, pero suben las remuneraciones del Consejo.
  • Huertas se vuelve a quejar de los ataques de los bajistas.
Al filo de la media mañana del viernes daba comienzo, en el Pabellón 1 de IFEMA, la Junta General de Accionistas de Mapfre. Una cita anual con sus 240.000 accionistas, que ha durado tres horas y media y donde el tema principal ha sido la menguante 'austeridad' de la aseguradora, pues varios accionistas han protestado por los sueldos de los consejeros. El presidente de la compañía, Antonio Huertas, se ha desenvuelto bien ante las críticas, pues las remuneraciones de los consejeros han sido cuestionadas por al menos cinco de los nueve accionistas que han intervenido. No les ha hecho gracia que, con una caída del 16% en el beneficio neto, los consejeros hayan cobrado un 10,8% más que en 2014, hasta un total de 8,41 millones. De esta cifra, Huertas se llevó 1,46 millones ( 8,9%) en retribución en metálico y el vicepresidente, Esteban Tejera, 1,08 millones. Claro que después hay que sumar los 3,74 millones en aportaciones a los sistemas de ahorro. El máximo ejecutivo de Mapfre ha salido bastante bien del lío que más eco ha tenido en la Junta. En concreto, ha respondido que la ley en España -ley de Sociedades de Capital- "exige que la retribución de los consejeros externos sea adecuada a la responsabilidad que desarrollan". Y para cimentar su argumento ha esgrimido una serie de datos de 2014 que no son baladí. Un consejero externo de Mapfre cobra 169.000 euros, frente a uno del Ibex, que recibe 175.000 euros, "y Mapfre no es una empresa media" del índice español, "sino una de las primeras". Además, un consejero ejecutivo de la aseguradora cobra un 58% menos que la media de los ejecutivos del selectivo. Y por si estos datos no fueran bastante para convencer a los descontentos, Huertas ha comentado que la retribución fija cada vez es menor, mientras la variable es cada vez más importante. De hecho, el Consejo se ha reducido un 82% esta última. "Somos absolutamente conscientes de que Mapfre es una empresa austera, pero hay que cumplir la ley y tener retribuciones competitivas para proteger nuestro talento", ha añadido. Pero las protestas de los accionistas no sólo se deben a que los consejeros hayan cobrado más, mientras ha descendido el beneficio neto. También se explican por la bajada del dividendo. Un accionista le ha recordado a Huertas que, con cargo a 2015, el dividendo baja un 7%, pasando de 14 céntimos de euro a 13. "Si baja el dividendo, el Consejo de Administración tiene que bajarse sus remuneraciones en función de la cotización", le ha espetado otro. Un tercero ha dicho que "cuando las cosas vienen mal dadas", en vez de subirse los sueldos, tienen que bajarlos, como hacen con los de los accionistas. Y otros dos han pedido a los consejeros que se aprieten el cinturón. Ante esto, Huertas ha subrayado que se trata de la "tercera o la cuarta mejor retribución del Ibex" y además la abonan en efectivo. Claro que la remuneración de los consejeros de Mapfre no es la única que se ha cuestionado, también ha pasado con la retribución de los directivos de las filiales. Pero Huertas ha sabido dar 'carpetazo': "ese tema no tiene sentido en esta Junta". El presidente de la aseguradora se ha vuelto a quejar de los ataques de bajistas en el mercado español. Como saben Mapfre es un valor medio de nuestro selectivo, pues su capitalización asciende a 6.147 millones, pero más del 60% del capital no cotiza. Por tanto, los bajistas tiene potencia de fuego para intervenir . Huertas ha puesto la guinda a la Junta, con su segundo discurso, en el que, en vez de hacer balance del ejercicio como ha hecho en el primero, se ha centrado en hacia dónde va la compañía. Para ello ha presentado el plan estratégico 2016-2018, que pone el foco en el crecimiento rentable. Mapfre prevé alcanzar unos ingresos de 31.000 millones al cierre de 2018 y retribuir a los accionistas con al menos el 50% de los beneficios. En esta nueva hoja de ruta, la aseguradora apostará por sus cuatro pilares esenciales: orientación al cliente, transformación digital, excelencia en la gestión técnica y operativa, y cultura y talento. Respecto al desarrollo del negocio digital, conviene destacar que lo aumentará un 50%: en 2017 lanzará Verti en EEUU y avanzará en la integración de las operaciones de Direct Line en Italia y Alemania, que en un futuro también operarán bajo la marca Verti. Y todo ello a pesar de que Verti perdió 20 millones en 2015. Además, quiere poner en marcha una compañía especializada en la venta online de seguros de automóviles en China. Cristina Martín [email protected]ad.com