• Y envía a Isolux al concurso de acreedores.
  • Caixabank y Bankia rompe el consenso con el Santander. El BBVA siempre lo tuvo roto.
  • Nemesio y todo el Consejo abandonan la compañía.
  • El Santander no cumplió ninguno de los pactos a los que se comprometió con Nemesio y con el resto de la banca acreedora.
  • Segunda parte: vía Popular, el Santander adquiere el 0,9% de Isolux.
Se ha terminado el plazo y Nemesio Fernández Cuesta no ha encontrado socio industrial. Consecuencia inmediata: mañana, martes 4 de julio, Isolux se declarará en concurso voluntario de acreedores. La situación actual de Isolux Corsán tiene un nombre propio: Banco Santander. Evidentemente, no se puede culpar a la entidad cántabra de la marcha del Grupo desde que nació, en 2004, pero la entidad que preside Ana Botín sí tiene mucho que ver con el concurso de acreedores. Fue el Santander el que, en contra de lo pactado con el resto de bancos acreedores y sin previo aviso, vendió su parte del pastel (entre 300 y 400 millones de euros) a Goldman Sachs con un descuento superior al 90%. En otras palabras, la entidad que preside Botín incumplió todos los pactos a los que se comprometió con Nemesio y con el resto de la banca acreedora. Además de cabrear enormemente a Caixabank y a Bankia, los otros dos líderes de la deuda bancaria de Isolux, el Santander ha roto el modelo patentado por el ministro de Economía, Luis de Guindos, consistente en recapitalizar deuda de empresas en quiebra con el fin de evitar su desaparición. Sin duda, hay un antes y un después del caso Isolux. ¿Quién va a confiar en el primer banco español a la hora de reflotar empresas según el esquema Guindos? Desde luego, Caixabank y Bankia, no. Han roto el consenso con el Santander. El BBVA siempre lo tuvo roto. Consecuencia inmediata de la entrada en concurso voluntario de acreedores: el Consejo en pleno, con Nemesio Fernández-Cuesta a la cabeza, dimitirá este martes. En su lugar se nombrarán a tres administradores: David Pastor y David Vilella, expertos en concursos de acreedores, y Enrique Medina, experto en reestructuraciones empresariales. Todos elegidos por los actuales accionistas y acreedores. Segunda parte: tras la compra del Popular por un euro, el Santander ha vuelto a Isolux, concretamente con el 0,9% de la compañía. Pablo Ferrer [email protected]