• Los militares iraquíes conquistan la localidad de Al Hauiya, el último bastión de los terroristas en el norte.
  • Pero los yihadistas todavía controlan pequeñas zonas del país.
El grupo yihadista Estado Islámico está a punto de perder todo el territorio que conquistó en Irak, afortunadamente. Y es que las fuerzas iraquíes anunciaron la toma de la localidad de Al Hauiya, el último bastión de las milicias yihadistas en el norte del país, informa DW. No obstante, los terroristas aún dominan varias localidades de la comarca Al Hauiya, entre ellas las más importantes, Saidia y Hilua, mientras que en el oeste de Irak aún controlan parte de la ribera del río Éufrates y zonas desérticas de la frontera con Siria. En las operaciones participan la Policía Federal, el cuerpo policial de Respuesta Rápida, la IX División del Ejército iraquí, las milicias chiíes Multitud Popular, según un comunicado. Las tropas iraquíes concluyeron el pasado julio la campaña militar contra el EI en Mosul, la mayor ciudad que han llegado a tener bajo su control los yihadistas, que irrumpieron en el país y en la vecina Siria en 2014. La ofensiva de Al Hauiya coincide con un momento de tensión entre el Gobierno central y la región autónoma del Kurdistán, que acaba de celebrar un referéndum para independizarse de Irak y anexionarse la provincia de Kirkuk. El Gobierno central en Bagdad desconoce el resultado de la consulta popular, que había declarado ilegal. José Ángel Gutiérrez [email protected]