• Una inminente operación militar podría ver enfrentadas a las tropas del ejército iraquí contra la milicia kurda Peshmerga, del gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí.
  • La huida precipitada recuerda el éxodo masivo que tuvo lugar en la llanura de Nínive en agosto de 2014 cuando más de 100.000 cristianos se vieron obligados a abandonar las aldeas por la amenaza yihadista del EI.
  • Y Occidente, calladito.
Los cristianos de Telkaif, una ciudad iraquí de la Llanura de Nínive, en la noche del martes 24, abandonaron en masa sus casas en furgonetas y camiones hacia Qosh y otras aldeas cercanas, debido a las alarmas sobre una inminente operación militar que podría ver enfrentadas a las tropas del ejército iraquí contra la milicia kurda Peshmerga, del gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí, reunidas en esa zona, informa Fides. La agencia de noticias Ankawa.com ha referido que este mismo martes ya han caído algunos disparos de mortero sobre la ciudad de Telkaif, provocando, según fuentes locales, la muerte de dos personas. Un éxodo similar también se está produciendo entre los habitantes de la cercana ciudad de Baqofah. La huida precipitada de Telkaif y Baqofah recuerda el éxodo masivo que tuvo lugar en la llanura de Nínive en agosto de 2014 cuando más de 100.000 cristianos se vieron obligados a abandonar las aldeas que eran los centros históricos de las comunidades autóctonas en el espacio de la antigua Mesopotamia. En la noche del 6 al 7 de agosto, en Qaraqosh, Kramles, Telkaif, Bartalla y en otras localidades de la Llanura, la ofensiva de las milicias yihadistas del auto-proclamado Califato Islámico desbordó la resistencia de los Peshmerga kurdos. Muchos huyeron a Erbil y Kirkuk, con tan solo la ropa que llevaban puesta. Mientras tanto, el gobierno autónomo de la región del Kurdistán iraquí ha emitido una nota en la que afirma estar dispuesto a "congelar" los resultados del referéndum independiente celebrado el pasado 25 de septiembre para sancionar su secesión de Irak. La iniciativa ha sido presentada como un intento de abrir canales de diálogo con el gobierno central de Bagdad. Los líderes de Erbil también han pedido el "cese del fuego inmediato" después de los enfrentamientos armados registrados en los últimos días entre el ejército iraquí y el Peshmerga kurdo en la región de Kirkuk. Y Occidente, calladito. Los refugiados islámicos le preocupan mucho. Los refugiados cristianos, las víctimas más nítidas, no. Eso sería confesionalismo. José Ángel Gutiérrez [email protected]