• La fiesta más española, y más 'feminista', contradice la filosofía dominante en el siglo XXI: el pecado no existe.
  • O mejor: "el pecado del siglo XX es la ausencia del sentido del pecado".
  • Y si el pecado no existe, tampoco existe el bien y el mal.
  • O la blasfemia contra el Espíritu Santo: el bien es lo malo y el mal es lo bueno.
  • Y es, también, el sentido último de la hispanidad, siempre adversaria del fatalismo.
  • Si en tiempos de separatismo se quiere disponer de un principio de unidad de España, aquí lo tienen.
  • La filosofía española siempre ha creído en la libertad y siempre ha valorado a la mujer: su virginidad y su maternidad.
La Inmaculada Concepción de Santa María es, en efecto, la fiesta más española de todo el calendario católico. El dogma es sencillo: el hombre nace marcado por su inclinación al mal (inclinación, no determinación, que el hombre es libre). Receurden el viej ochiste periodistico. Eulogio López [email protected]