• La Iglesia protestante de Jaripara fue asaltada por 300 radicales hindúes.
  • Y encima, la policía rechaza la denuncia contra los nacionalistas hindúes que son los responsables de numerosos ataques contra los cristianos.
  • Al final, los panteístas hindúes acabarán por situarse en primer lugar, por delante de los musulmanes en el asesinato de cristianos.
La iglesia protestante de Jaripara, en la India, ha sido asaltada por 300 radicales hindúes que también han golpeado a los fieles reunidos allí para la oración dominical. Según denuncia la International Christian Concern (Icc), el suceso ocurrió el 15 de octubre. Entre los cristianos que han sido atacados había mujeres y niños, de los cuales 9 resultaron heridos. Raju Sodi y Sangetha Kartami, permanecen en el hospital de Dantewada en estado grave. El templo ubicado en el Estado indio de Chhattisgarh ha sido destruido por los radicales hindúes quienes quemaron los ornamentos y las decoraciones, recoge ACN de Asia News. Este no es el primer ataque que sufre el movimiento cristiano en esa región. En el año 2012 los extremistas interrumpieron un funeral donde varias personas resultaron heridas. Ambos demuestran la discriminación y persecución contra las minorías religiosas en la India. Asia News publica que la policía rechaza la denuncia contra los nacionalistas hindúes que son los responsables de numerosos ataques contra los cristianos Chhattisgarh. William Stark, responsable regional de la Ong International Christian Concern ha expresado que estas agresiones "se repiten casi diariamente. Llegó la hora que termine esta incapacidad o rechazo en proteger y apoyar los derechos de los cristianos". Asimismo apunta que la libertad de culto está garantizada por el Art. 25 de la Constitución, pero "sobre todo solamente en el papel". Ya explicamos que en la India existe una persecución a los cristianos por parte del panteísmo hinduista, que no solo no cesa, sino que va en aumento, sobre todo a raíz de la llegada al poder del partido fundamentalista hindú Bharatiya Janata Party, el del primer ministro indio, Narendra Modi, que consiente esa persecución. Al final, los panteístas hindúes acabarán por situarse en primer lugar, por delante de los musulmanes en el asesinato de cristianos. Nada extraño. A fin de cuentas, doctrinalmente hablando, y a pesar del auge de los orientalismos en Occidente, lo más opuesto al cristianismo no es el islam, sino el panteísmo. José Ángel Gutiérrez [email protected]