• "Los católicos trabajan por el bienestar de las personas, han abierto miles de dispensarios y hospitales, gestionan las mejores instituciones educativas del país y crean conciencia sobre la necesidad de educación y formación para los necesitados", destacó el vicepresidente indio Venkiah Naidu.
  • "El mensaje de Jesús, hecho de amor y de paz, es válido para todos los tiempos, culturas y nacionalidades", añadió.
  • "La declaración de Naidu debería ser tranquilizadora para las minorías cristianas en India", señaló a Fides el periodista y comentarista católico indio Anto Akkara.
  • Y el padre Suresh Mathew recordó que "la India está siendo arrastrada al abismo por un pequeño grupo de fuerzas compuestas por fundamentalistas, fascistas y fanáticos", que el gobierno debería de controlar.
El Gobierno indio alaba el servicio prestado por la Iglesia católica a los pobres, marginados y necesitados de la India. Así se desprende de las declaraciones recogidas por Fides, hechas por el vicepresidente indio Venkiah Naidu en la fiesta de Navidad organizada por la Conferencia Episcopal India el 12 de diciembre a Nueva Delhi: "La comunidad católica es amante de la paz y contribuye inmensamente a la construcción de la nación. El mensaje de Jesús, hecho de amor y de paz, es válido para todos los tiempos, culturas y nacionalidades. Personas de todo el mundo, independientemente de su casta, credo o nacionalidad, celebran la Navidad con gran alegría. En concreto, los católicos trabajan por el bienestar de las personas, han abierto miles de dispensarios y hospitales, gestionan las mejores instituciones educativas del país y crean conciencia sobre la necesidad de educación y formación para los necesitados". Naidu destacó que "la formación es el instrumento más importante para la transformación social. Ayuda a hacer crecer valores como la compasión, la moral y la ética", y animó a los cristianos a continuar su servicio con una atención particular a los sectores marginales de la sociedad: "Navidad, fiesta del amor, del cuidado del otro y de la alegría, es un tiempo para renovar el compromiso de servir a la sociedad, trabajando para la inclusión social y económica de todos". El mensaje navideño de paz, -dijo-, es relevante en estos días también para las personas que abusan de la religión, asegurando que "la religión no tienen nada que ver con el terror. El terrorismo es enemigo de la Humanidad". El cardenal Baselios Cleemis, presidente de la Conferencia Episcopal India (CBCI) ha agradecido y reiterado el empeño de la comunidad católica por procurar el bienestar del país, asegurando "el apoyo de la oración y el profundo compromiso para llevar desarrollo y gloria a la nación". "La Iglesia India está al servicio de la nación. Las personas en las periferias existenciales necesitan el anuncio del amor de Dios", ha añadido, solicitando al gobierno a que adopte las medidas necesarias para llevar paz y progreso a cada ciudadano recordando que la diversidad y el pluralismo en la sociedad india "expresan la belleza de la vida divina". No obstante todo lo anterior, "la declaración de Naidu debería ser tranquilizadora para las minorías cristianas en India", señala a Fides el periodista y comentarista católico indio Anto Akkara,. Además, recuerda que Naidu pertenece al Barathiya Janata Party, el partido nacionalista indio en el poder que está apoyado por un grupo violento hindú y nacionalista llamado 'Rashtriya Swayamsewak Sangh' (RSS) que promueve una ideología excluyente (la India para los hindúes) y que busca eliminar las manifestaciones públicas de cristianos y musulmanes. Según el padre Suresh Mathew, director del semanario de Delhi 'Indian Currents', no se puede olvidar que "la India está siendo arrastrada al abismo por un pequeño grupo de fuerzas compuestas por fundamentalistas, fascistas y fanáticos", que el gobierno debería de controlar. Según datos de 2011, en la India hay 24 millones de cristianos, de los que 19,9 millones son católicos. José Ángel Gutiérrez [email protected]