La sustitución de la presidencia de Hispasat, con el relevo de José Folgado por Jordi Sevilla, ha cambiado los planes pensados para la empresa de satélites, una manzana de discordia para el anterior Gobierno, con Nadal en Energía, y olvidada ahora con el Gobierno Sánchez, que reparte esas tareas entre Transición Ecológica (Teresa Ribera) e Industria (Reyes Maroto).

Nada ha cambiado, sin embargo, en el “interés geoestratégico” de Hispasat, la filial de Abertis ahora en manos de los italianos de Benetton, accionistas de control de Atlantia, y con una acción menos, Florentino Pérez (ACS y Hochtief).

Atlantia y ACS dan largas -sin detalles sobre el plan de negocio o de venta-, aunque ya anunciaron, al comunicar el proceso de compra de Abertis, que renunciaban a mantener Hispasat y por tanto la venderán al mejor postor.

Ha subido el listón de la venta (a 1.300 millones), que no será fácil, aunque los italianos no tienen prisa, como en Cellnex

No será nada fácil, por cierto, por las pocas empresas que operan con satélites y el precio puesto al activo, que ya han subido en 200 millones, a 1.300 millones, respecto al plan inicial de Abertis. Pero los Benetton no la quieren, a diferencia de Cellnex, que ya les han entregado.

El comprador iba a ser Red Eléctrica (REE), que empezó a negociar en mayor de 2017 con Abertis, antes por tanto de la oferta, pero esa posibilidad ha quedado finalmente descartada. Primero paralizada por el lento paso del proceso de la oferta y después finiquitada por Jordi Sevilla.

Sevilla, hombre de confianza de Pedro Sánchez y ministro de Administraciones Públicas entre 2004 y 2007, tiene planes que van por otro lado: la transición energética que prepara Teresa Ribera centrada en las energías renovables. En REE, sobra decirlo, manda el Gobierno.

No cambia, sin embargo, el “interés estratégico” para agarrar la españolidad de Hispasat, que responde básicamente a los activos que tiene en sus tripas, los satélites militares de Hidesat. Por igual motivo, el Gobierno francés es clave en Eutelsat con su 30%.

Ahora los tiros van por otro lado. REE se aparta y Jordi Sevilla deja el muerto de Hispasat en el Gobierno

Hidesat es el operador para los servicios gubernamentales en defensa, seguridad, inteligencia y asuntos exteriores. Por eso el Estado tiene una participación en sociedad, creada en 2001, del 30%, a través de Ministerio de Defensa. Hispasat es el principal accionista, con el 43%, y están además Airbus (15%), Indra (7%) y Sener (5%).

A esa razón se agarró inicialmente Nadal en su toma y daca con Atlantia, mientras se hartaba por momentos con la estatal italiana Enel por su papel en Endesa. Pero el exministro olvidó esa guerra cuando Rajoy dio el bueno a la oferta amañada de los italianos y Florentino Pérez.

Ahora los tiros van por otro lado. REE se aparta y Jordi Sevilla deja el muerto de Hispasat en el Gobierno, que tendrá que dar el visto bueno a la venta, en cualquier caso, porque sigue siendo estratégica. Pero de momento no hay comprador y por tanto sigue en manos italianas.