• Bien para él, mal para la compañía. La prueba: Másmóvil cae más de un 3% en bolsa.
  • Es lo que ocurre cuando el principal accionista se despide a la francesa, aunque sea parcialmente.
  • Es la tercera oleada especulativa de John Hahn en España tras Recoletos (2007) y ONO (2014).
  • El siguiente paso, la venta en bloque de Másmóvil.
Poco ha tardado Providence en hacer caja con Másmóvil. Sólo ha pasado un año y medio desde que el fondo de capital riesgo capitaneado por John Hahn (en la imagen) se convirtiera en el máximo accionista después de inyectar entre 165 y 200 millones de euros. Fue en julio de 2016 y tanto el sector como los analistas coincidieron en señalar que se trataba de una operación especulativa y no industrial. De momento, la apuesta está siendo un éxito para Hahn. La venta del 14,03% de Másmóvil anunciada este martes a la CNMV, con un descuento del 5,13% respecto al precio del cierre del lunes -el porcentaje inicial era del 11,03%-, le ha supuesto un ingreso de 245,7 millones de euros. Tras esta colocación acelerada, la participación directa de Providence se ha reducido hasta el 3,97% de la teleco. Pero tranquilos, porque el fondo sigue teniendo bonos convertibles -vencen en 2024 y tienen un precio de conversión de 22 euros por título- que, sumados a las acciones, le permiten controlar aún el 26,91% de la compañía. Efectivamente, la inversión está siendo muy positiva para Providente. Conviene recordar que los bonos convertibles tienen un cupón, pagadero trimestralmente, del 6,35% anual. Ahora bien, lo que es bueno para Hahn no lo es tanto para la compañía. La prueba: la cotización de la teleco cae este martes más de un 3%. Es lo que ocurre cuando el principal accionista se despide a la francesa -algunos que han trabajado con Hahn destacan su frialdad en el trato-, aunque sea parcialmente. En cualquier caso, es el tercer pelotazo de Hahn en España. El primero, la venta del grupo Recoletos (Marca, Expansión, Telva…) a los italianos de RSC Rizzoli (El Mundo) por 1.100 millones de euros. Era el año 2007. El segundo pelotazo fue en 2014 con la venta de ONO a Vodafone por 7.200 millones. Y ahora, el tercero. El siguiente paso podría ser la venta en bloque de Másmóvil o la colocación de otro paquete más reducido. En cualquier caso, el proceso aún no ha concluido. Pablo Ferrer [email protected]