• Los ingresos ascienden a 4.318 millones ( 6,6%), pero los analistas dicen que no se ajusta a lo previsto, sobre todo, en Biociencia.
  • 662,7 millones de beneficio por partidas no recurrentes: efecto positivo de la reforma Trump e impacto de 80 millones al reevaluar Aradigm.
  • Pero la deuda sigue siendo elevada: 5.170,4 millones, lo que supone un ratio de 3,96 veces el Ebitda.
Este miércoles, Grifols ha presentado sus resultados de 2017, pero la bolsa ha castigado (la acción ha caído un 4,9%) el incumplimiento de previsiones. Y todo ello, a pesar de que la empresa catalana ha ganado un 21,5% más que en 2016. Los ingresos han ascendido a 4.318 millones ( 6,6%), pero los analistas de Renta 4 han indicado que están por debajo de lo previsto, sobre todo, en Biociencia, la división más importante. En concreto, esta ha facturado 3,429,8 millones ( 7,3%), pero se esperaba más. Le siguen las divisiones de Diagnóstico, con 732,4 millones 8 5,9%); Hospital, con 105,6 millones ( 3,3%) y Bio Supplies, con 66,8 millones. Grifols ha tenido un beneficio reportado de 662,7 millones, un 21,5% superior al de 2016 por partidas no recurrentes. De hecho, la reforma fiscal de Trump ha tenido un efecto positivo para la compañía catalana de 171,6 millones, pero al mismo tiempo ha afrontado un impacto de 80 millones por la reevaluación de los activos que posee en la empresa estadounidense Aradigm. Sin embargo, la deuda de Grifols sigue siendo elevada, por tanto persiste su problemón: se ha situado en 5.170,4 millones, lo que supone un ratio de 3,96 veces el Ebitda. Algo que no parece preocupar mucho a los consejeros, pues sus remuneraciones aumentaron un 31,6%, sobre todo las del patrón, Víctor Grifols Roura (en la imagen), y los dos Ceos, su hijo Víctor y su hermano Raimon. Además, no hay que olvidar que el patrón apoya una Cataluña independiente, eso sí, tributando en Irlanda. Cristina Martín cris[email protected]