• Así como a Esperanza Aguirre e Ignacio González, quienes, con Cifuentes, 'decidían todo'.
  • Granados implica por primera vez a Aguirre en la financiación irregular del PP madrileño.
  • También apunta a Ignacio González, y 'a su amante', Cristina Cifuentes: su "mano derecha y voz", y con "poder decisorio".
  • Cifuentes se defiende: son declaraciones de un "presunto delincuente" que ha estado más de dos años en prisión y que todo esto no es más que su  "estrategia de defensa".
  • Por de pronto, el PSOE pide que la presidenta madrileña acuda a dar explicaciones al Congreso.
  • Y por si acaso, Cifuentes se pega a Rajoy en la foto de este lunes, almuerzo con los barones del PP.
Con su declaración en la Audiencia Nacional este lunes, Francisco Granados ha abierto la vía a la imputación de Cristina Cifuentes (en la imagen) por ser el "brazo ejecutor" de Ignacio González, con quien tuvo una "relación sentimental". Así como a las imputaciones de Esperanza Aguirre e Ignacio González, quienes decidían todo en el denominado 'caso Púnica'. Granados ha implicado por primera vez a la expresidenta de la Comunidad de Madrid en la financiación ilegal del PP madrileño. Pero también ha apuntado a su sucesor, González, por ordenar que varias empresas públicas (Canal de Isabel II, ICM, PromoMadrid, Imade y Consorcio de Turismo) contrataran servicios publicitarios fraudulentos con sociedades como Swat, que organizaba las campañas de Aguirre. No contento con esto, Granados ha ido más allá y ha puesto en el centro de la diana a Cristina Cifuentes, por ser la "mano derecha y voz" de González, así como su "brazo ejecutor", pues tenía "poder decisorio". Y es que entre 2004 y 2008, Cifuentes se hizo cargo de la Secretaría Ejecutiva de Política Territorial del PP de Madrid. La actual presidenta de la Comunidad de Madrid se ha defendido señalando que son las declaraciones de un "presunto delincuente" que ha estado más de dos años y medio en prisión. Además, "tienen que ver con su estrategia de defensa", ha añadido. Pero ojo, el PSOE ya ha exigido que acuda a dar explicaciones al Congreso. Y por si acaso, Cifuentes se ha pegado a Mariano Rajoy en la foto de este lunes con los barones del PP. Claro que el presidente del Gobierno parece que sí sabía algo de lo que se cocía en el PP de Madrid, al menos en relación a dos parcelas de Majadahonda y Arganda. Cristina Martín [email protected]