• Al final, acabará en manos de Henkell y, por tanto, del gigante alemán Dr. Oetcker.
  • Los alemanes tomarán el mando, gracias a dos ramas de la familia fundadora: los Hevia Ferrer y los Bonet Ferrer.
  • Así, tendrán la mayoría (58%), que podría bajar al 51% si José Luis Bonet se queda.
  • Y es que tener el control era una de las condiciones exigidas por los alemanes.
  • Por cierto, Dr. Oetcker es socio de Demetrio Carceller en la cervecera Damm (25%) y en otros negocios, como Ebro Foods.
Freixenet no será catalana ni española, sino alemana. Y es que al final, acabará en manos de Henkell y por tanto, del gigante alemán Dr. Oetcker. Algo que ya se veía como lo más probable hace un año, pero ha sido necesario que pasasen doce meses de disputas familiares en la casa de las famosas burbujas para que lo más probable esté a punto de ser un hecho. Los alemanes tomarán el mando, según informa Economía Digital. Y todo gracias a la colaboración de dos de las tres ramas de la familia fundadora: los Hevia Ferrer (dueños del 29%) y los Bonet Ferrer (otro 29%), que están dispuestos a vender sus participaciones. La tercera familia, los Ferrer Noguer (42%), seguirán en Freixenet. Así, Henkell y por tanto, Dr. Oetcker tendrá la mayoría (58%). Eso sí, esta podría bajar al 51% si José Luis Bonet al final se queda y opta por no vender. Y es que tener el control era una de las condiciones exigidas por los alemanes. Por cierto, Dr. Oetcker es socio de Demetrio Carceller en la cervecera Damm (posee el 25% y es su tercer accionista) y en otros negocios, como Ebro Foods. Cristina Martín [email protected]