• El presidente de la compañía está muy afectado por el caso Palau.
  • Le ocurre lo mismo que a Galán y a Botín: España se le queda pequeña.
  • Y está obsesionado con Estados Unidos.
  • Del Pino (5,4 millones) y Meirás (4,7 millones) son de los mejor pagados del Ibex.
  • Algo que no gusta al 24,8% de los accionistas. Es mucho.
Ferrovial es, desde hace años, la constructora más rentable de España. Y los resultados de 2017 publicados en la tarde del miércoles siguen en esa misma línea, aunque con algunos matices. Por ejemplo, aumentan los ingresos (13,46%), pero bajan el Ebitda (1,27%) y el Ebit (31,10%). Al final, el beneficio aumenta un 20,6% gracias a la mayor aportación del aeropuerto de Heathrow, de la autopista canadiense 407 ETR y de la filial australiana Broadspectrum. Sin duda, Ferrovial ha llegado hasta aquí gracias al buen hacer del presidente, Rafael del Pino (en la imagen), y del consejero delegado, Íñigo Meirás. Ahora bien, Del Pino es una persona muy sensible y se ha visto muy afectado por el caso Palau, en el que dos exdirectivos de la compañía, Pedro Buenaventura y Juan Elizaga, fueron absueltos porque habían prescrito los delitos de administración desleal y tráfico de influencias. Para Del Pino ha sido un golpe muy duro que, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, le ha afectado enormemente, también en su día a día profesional. Por ejemplo, en su trato con los directivos, a los que abronca más de lo habitual. Sí, Del Pino está viviendo un momento difícil y Ferrovial lo nota. Es una empresa sin pulso que este jueves, tras conocerse los resultados, cae más de un 3% en bolsa. Al margen de esto, a don Rafael le ocurre lo mismo que Ignacio Sánchez Galán y a Ana Botín: España se le queda pequeña. De hecho, el 77% del negocio del grupo está en el exterior. Y como les ocurre a los anteriores, en mayor o menor grado, Estados Unidos se ha convertido en una de sus obsesiones. Lo hemos visto durante el último ejercicio: nuevos contratos de construcción, puja por la privatización de varios aeropuertos… Otro de los aspectos que caracteriza a Ferrovial es la remuneración de sus consejeros ejecutivos, de las más elevadas del Ibex. Concretamente, Del Pino ganó 5,4 millones de euros en 2017 y Meirás, 4,7 millones. Además, el Ceo tiene acumulados 6,4 millones en su plan de ahorro a largo plazo. El caso es que a los accionistas no les gusta y así lo manifestaron en la Junta de 2017: el 15,9% de los que votaron las remuneraciones, votaron en contra. Un porcentaje muy alto que cobra aún más relevancia si consideramos que solo votó el 64,04% del total de accionistas, según el informe de remuneraciones remitido a la CNMV. Pablo Ferrer [email protected]