• El viejo continente es la zona que más apoyo da al colectivo LGTBI: en 14 países es legal el matrimonio de personas del mismo sexo y otros 11 permiten su unión civil.
  • Mientras que sólo hay algo similar en siete países de América, uno de África, otro de Oriente Próximo y otro de Oceanía.
  • En el mundo, el matrimonio homosexual es legal en 23 países: Alemania ha sido el último en sumarse y próximamente lo hará Taiwán.
  • Eso sí, la salvación viene del este: en mayo, Rumanía votó a favor del matrimonio entre hombre y mujer.
Europa está contra la familia natural. No es una afirmación hecha al tún tún, sino demostrada por datos: en 25 países que forman este territorio es legal el matrimonio o la unión civil entre homosexuales. Por tanto, el viejo continente es la zona que más apoyo da al colectivo LGTBI, pues en 14 países es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo y otros 11 permiten su unión civil. Mientras que sólo hay algo similar en siete países de América, uno de África (Sudáfrica), uno de Oriente Próximo (Israel) y otro de Oceanía (Nueva Zelanda). En total, en el mundo, el matrimonio homosexual es legal en 23 países. Alemania ha sido el último en sumarse a esta lista y próximamente lo hará también Taiwán, siendo el primer país asiático que lo hace. Conviene destacar que en Brasil y México está autorizado por la justicia o sólo en algunos estados y que hace unos años, Australia anuló la ley que permitía el matrimonio entre personas del mismo sexo y el año pasado, la posibilidad de hacer un referéndum al respecto. Volvamos a mirar a Europa. En concreto, el matrimonio homosexual está permitido en: Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Islandia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Suecia, Reino Unido (excepto Irlanda del Norte) y Alemania. Es más, en Dinamarca y Suecia se pueden hacer matrimonios religiosos entre personas del mismo sexo. Además, las uniones civiles homosexuales son leales en: Italia, Austria, Croacia, Estonia, Hungría, Suiza, Malta, República Checa, Chile, Grecia y Eslovenia. Eso sí, la salvación viene del este europeo: en mayo, Rumanía votó a favor de definir el matrimonio según la ley natural, es decir, como la unión entre hombre y mujer, como ha recordado el Partido Familia y Vida. Cristina Martín [email protected]