• Atentos a la ligazón: Restoy - Saracho - Reyes Calderón - Escalona - El Confidencial.
  • El subgobernador sentía animadversión por el Popu y ordenaba a sus inspectores mano dura.
  • Justo antes de marcharse al Banco Internacional de Pagos de Basilea (BIS).
  • Que dirige Jaime Caruana… pariente de Pizarro.
  • La actitud de Restoy contrasta con la de su superior, Luis María Linde, a quien no ha gustado nada la operación Santander.
  • Pizarro, al mexicano Antonio del Valle: "¿Se trata de sanear el Popular o de echar al presidente?".
  • Ahora es el tiempo de las querellas. Curioso. Mateu Istúriz insiste en que se deje tranquilo a Saracho.
Cuando Reyes Calderón contrata a una cazatalentos para nombrar al sustituto de Ángel Ron, se dan varios nombres: Emilio Saracho, Manuel Pizarro, Alejandro Beltrán (McKinsey) o Ángel Rivera, ex del Popular hoy en el Santander, presentado por Romeu Istúriz, natural de Jerez, donde, como aseguraba un viejo directivo del Popular y del BBVA: "En Jerez, o eres Domecq o eres caballo". El que más posibilidades tiene es Manuel Pizarro, hoy consejero del El Corte Inglés, y antaño presidente de Endesa y de Ibercaja. Pero miren por dónde, Vicente Tardío rechaza a Pizarro. También lo rechaza Antonio del Valle quien se entrevista con el turolense. En un momento dado, Pizarro le pregunta algo que no gustó a Del Valle: "¿Se trata de sanear el Popular o  de echar al presidente?". Pero, aún así, Pizarro continuaba siendo el hombre con más posibilidades. Entonces surge la figura de Vicente Tardío, el hombre de Allianz, que nunca perdonó a Luis Valls su veto a su presencia en el Consejo. A Tardío no le gusta Pizarro porque le parece una continuidad respecto al 'valsismo' y al 'ronismo'. Dice que hay que consultar al Banco de España, al subgobernador metomentodo, naturalmente, Fernando Restoy (hablamos de noviembre y Restoy se fue al BIS el 1 de enero). El muy progre Restoy lo tiene claro: Pizarro ni de broma, mejor Saracho. ¡Pero si no tiene ni repajolera idea de banca doméstica! Es igual, se trata de meter a los míos, progres ilustrados con pedigrí masoncete, no a los derechosos católicos y reaccionarios como Pizarro, gente con poquísimo estilo. Saracho entra, Pizarro sale. Y es curioso porque ahora Fernando Restoy (en la imagen) trabaja en Basilea, en el todopoderoso BIS. Lo dirige Jaime Caruana, pariente de Manuel Pizarro. Pero los nombres poco tienen que ver con el reparto de poder en el templo de las finanzas mundiales. Esto va de cuotas ideológicas y del discurso imperante que impone Wall Street. Pero no acaban ahí las curiosidades. Se da la circunstancia de que Restoy, para defenderse en el caso Bankia, contrató al mismo bufete de abogados que Reyes Calderón, la consejera que, al final, llevó a Saracho a la Presidencia. Pero tranquilos, que no hemos acabado. Aún hay más. Ese mismo despacho, Alemany, Escalona & De Fuentes, está dirigido por José Antonio Escalona, secretario del Consejo de El Confidencial, uno de los medios que más ha contribuido a la caída del Banco Popular. No solo eso, sino que el periodista que firmó el famoso artículo donde se hablaba de un Banco Popular en quiebra es el mismo del que Saracho blasonaba, era su fuente. Vayan ligando: Restoy - Saracho - Reyes Calderón - Escalona - El Confidencial. Y por cierto, la actitud de Restoy contrasta con la de su superior, Luis María Linde, a quien no le ha gustado nada la operación Santander. Ahora ya ha pasado el asunto y estamos en tiempos de querellas. Insistimos, la opción más seria parece la de Jesús Trillo y Martínez Lage, aunque también ha habido sorpresas: el que fuera representante de la Sindicatura, el precitado Romeu Istúriz, quiere que las querellas dejen en paz a Emilio Saracho, ¡Cosas veredes, amigo Sancho! Eulogio López      [email protected]