• Claro que también critica el abuso de otras formas de obsolescencia, como la indirecta y la psicológica.
  • En definitiva, los eurodiputados apuestan por alargar la vida útil de los productos tecnológicos.
  • Y lo hacen debatiendo un informe del francés Pascal Durand, miembro de Los Verdes.
  • Una iniciativa que se ajusta al modelo de economía circular basado en la reutilización, recogida y reciclado de residuos y en la reparación, no en el usar y tirar.
El Parlamento Europeo (PE) va a dar un tirón de orejas a Apple, Samsung y compañía porque quiere acabar con la obsolescencia programada. Es decir, con la capacidad que tienen determinados productos, especialmente los tecnológicos, para dejar de funcionar tras determinadas horas de uso. Llegan a ese punto y no hay otra opción que comprar uno nuevo… Claro que el PE también critica el abuso de otras formas de obsolescencia, como la indirecta y la psicológica. La primera se refiere a la imposibilidad de la reparación del producto por falta de piezas o de la adaptación tras alguna actualización. Mientras que la segunda tiene que ver con generar en el consumidor nuevas necesidades sin motivo, como la de comprar el último modelo y el más novedoso de cualquier producto. En definitiva, los eurodiputados apuestan por alargar la vida útil de los productos. Y lo hacen debatiendo un informe elaborado por el francés Pascal Durand, miembro de Los Verdes. Para lograr productos más duraderos en el mercado, instan a la Comisión Europea a establecer unas normas mínimas de reparación, adaptación, robustez y calidad para cada categoría de producto, facilitando que se establezcan unos estándares desarrollados por las organizaciones europeas. Asimismo, los fabricantes deberían referir la durabilidad del producto, dar más garantía, así como ofrecer recambios y facilidades a la hora de repararlos. Una iniciativa que se ajusta al modelo de economía circular (no confundir con la filosofía circular) que está ahora tan de moda en pro de la sostenibilidad. Este se basa en la reutilización, la recogida y el reciclado de residuos, así como en la reparación de los productos, en lo posible. Cristina Martín [email protected]