• En concreto, el Santo Padre les anima a trabajar "en la defensa y en el cuidado de la vida humana, particularmente cuando es más frágil y vulnerable: en el seno materno, en la infancia, en la vejez, en las condiciones de discapacidad y en las situaciones de marginación social".
  • "Dios los ama con amor de Padre y los anima a seguir buscando y deseando la paz", les recordó también.
  • Y señaló que Colombia tiene "el derecho a ser interpelada por la verdad de Dios que repite: ¿Dónde está tu hermano?".
Prosigue el viaje del Papa Francisco a Colombia. En Bogotá, celebró la Misa Votiva por la Paz y la Justicia, a la que asistieron más de un millón de personas a quienes exhortó a "perder miedos que no vienen de Dios, que nos inmovilizan y retardan la urgencia de ser constructores de la paz, promotores de la vida", recoge Aciprensa. Según el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, 1,3 millones de personas participaron de esta Misa celebrada en el Parque Simón Bolívar. De ellas 12.500 eran personas mayores y con discapacidad. También estuvo presente el presidente Juan Manuel Santos y su familia. En su homilía, el Papa Francisco se refirió al Evangelio, cuando Jesús llama a Pedro a ser pescadores de hombre, y afirmó que "la Palabra de Jesús tiene algo especial que no deja indiferente a nadie; su Palabra tiene poder para convertir corazones, cambiar planes y proyectos". El Santo Padre expresó que la Iglesia en Colombia "está llamada a convertirse en una red vigorosa que congregue a todos en la unidad, trabajando en la defensa y en el cuidado de la vida humana, particularmente cuando es más frágil y vulnerable: en el seno materno, en la infancia, en la vejez, en las condiciones de discapacidad y en las situaciones de marginación social". A los jóvenes colombianos les dijo: "Durante estos días quisiera compartir con ustedes la verdad más importante: que Dios los ama con amor de Padre y los anima a seguir buscando y deseando la paz, aquella paz que es auténtica y duradera. Dios nos ama con amor de Padre". Además, el Papa instó a huir de «toda tentación de venganza» durante su primer discurso de su viaje a Colombia en un momento importante para el país en que el Gobierno y las FARC están implementando el pacto de paz que cierra un enfrentamiento de más de cincuenta años que ha dejado al menos 220.000 muertos y más de seis millones de desplazados, recoge Alfa y Omega. El Pontífice ha pedido que no se busquen solo los «intereses particulares» de «corto plazo» en el camino a la paz y al entendimiento. También ha señalado que para ello es necesario «reconocer al otro», «sanar las heridas», «construir puentes» y «estrechar lazos». Y señaló que Colombia tiene "el derecho a ser interpelada por la verdad de Dios que repite: ¿Dónde está tu hermano?". Francisco ha elogiado «los esfuerzos que se hacen, a lo largo de las últimas décadas, para poner fin a la violencia armada y encontrar caminos de reconciliación». «En el último año ciertamente se ha avanzado de modo particular; los pasos dados hacen crecer la esperanza, en la convicción de que la búsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto, una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos», ha considerado. José Ángel Gutiérrez [email protected]