• Desde luego, está claro que Criteria no aumentará su participación (5%) en Suez.
  • El español Ángel Simón sale reforzado: abandona Francia pero retoma Estados Unidos.
  • Habla de un recorte de costes que afectará a la filial española Suez Agbar, y podría suponer la salida de unos 150 trabajadores.
La empresa francesa Suez (especialidad en aguas y limpieza), propiedad en un 30% de la energética, Engie, y este en un 30% del Estado en francés, comenzó un derrumbe bursátil con los resultados correspondientes a 2017. Esto ha servido para que su primer ejecutivo, Jean-Louis Chaussade, ponga en marcha un plan de reestructuración duro, que afectará a toda la geografía de la multinacional. En España supondría la salida de 150 trabajadores (plantilla directa 3.000, plantilla total 10.000). No sólo eso, la reconversión de grupo Criteria, tras la opa de Atlantia sobre Abertis, ha puesto en entredicho toda la estrategia del grupo Criteria. Por de pronto, no parece que Caixa-Criteria vaya a ampliar su participación en Suez (5%), más bien al contrario. Eso sí, el segundo ejecutivo de Suez, el español Ángel Simón, abandona sus responsabilidades en Francia pero retoma las de Estados Unidos, otro hueso difícil de roer. Y luego hay que ver la consecuencia de la crisis de Suez en la batalla por el control de Engie, a su vez participada, cómo no, por el Estado francés. Por ahora sólo se sabe que el histórico Gérard Mestrallet, amigo personal de Isidro Fainé, será sustituido por Jean-Pierre Clamadieu, lo que ha provocado el cabreo profundo de la número dos de Engie, Isabelle Kocher, que aún no ha dado su última palabra. Y es que a Macron no le gusta Mestrallet pero a los grandes próceres no se les jubila así como así. Al menos en Francia. La vida es bella. Eulogio López [email protected]