• Pero nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato (jubilar a Rajoy).
  • Carmen Martínez de Castro pregona que queda mucho para las próximas elecciones (junio de 2020).
  • ¿Aguantará? En los Consejos de Ministros apenas se toman decisiones.
  • A día de hoy, Rajoy es un presidente en quien nadie confía pero todos sus colaboradores temen.
  • Y que sigue con su lema: 'Después de mí, el diluvio'.
Un vocerío sordo recorre España: el Gobierno agoniza No está muerto, porque, como pregona la secretaria de estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro, las próximas elecciones podrían ser en junio de 2020. Pero no son pocos los que en el Partido Popular consideran que esto es un ciclo acabado y, lo que es más relevante, que el culpable se llama Mariano Rajoy. Lo cierto es que las tres últimas encuestas marcan tendencia y los estudios de opinión dicen exactamente lo mismo: que Albert Rivera se ha convertido en el señor de la derecha española, curiosamente gracias a Cataluña, donde ha sido Rajoy quien ha corrido el riesgo del 155. Y encima, Rivera, quien así lo reconocía, sin tapujos, en los desayunos de RTVE, aseguraba que, en efecto, tal y como viene denunciando este diario digital, José María Aznar le esta ayudando en la tarea. No dijo que el ex presidente trabajara de submarino contra su propia partido, pero insertó dicho papel dentro de la necesaria convocatoria a los ex presidentes del Gobierno frente al desafío secesionista. En plata: que Aznar está ayudando a Ciudadanos con vistas a una especie de fusión futura entre Cs y PP. El problema es que Rajoy nunca se ha preocupado de su sucesión, bajo una de sus directrices favoritas: "Después de mí el diluvio". Ahora mismo es un presidente en quien nadie confía y a quien todos temen. El Consejo de Ministros ya no toma decisiones, simplemente busca cómo continuar en sus sillones. Montoro vegeta en su feudo mientras Guindos se busca acomodo futuro en Europa. Nadal se enfrenta a toda la clase empresarial mientras Báñez, ya sin idas, administra su no mala reforma laboral y deja el tenebroso problema de las pensiones para cuando el mundo deje de existir. Un Gobierno que agoniza, pero a Mariano Rajoy no le disgusta continuar en la UVI… mientras se la UVI de Moncloa. ¿Y Soraya? Se ha puesto las gafas doctas y se ha ido a un programa de RTVE (Canal 24 Horas), precisamente de economía, su asignatura pendiente. Pero ya se sabe que hoy en día, si quieres ser presidente en Europa hay que hablar del PIB, del IPC, del SMI y un poquito del bitcoin. Eulogio López [email protected]