• Boa Vista, que tiene 330 mil habitantes, ha recibido una oleada de inmigrantes venezolanos en los últimos meses.
  • Se estima que unos 40 mil de ellos han llegado a la ciudad huyendo de la crisis que afecta a su país.
  • Esto ha generado toda clase de problemas por la falta de recursos para atenderlos.
  • Esta situación motivó que el presidente de Brasil, Michel Temer, suspendiera sus días de descanso en Río de Janeiro y anunciara que este lunes 12 de febrero viajará hasta la capital de Roraima.
  • Durante 2017, Cáritas Colombia ha atendido aproximadamente a 9.200 familias emigradas desde Venezuela.
La policía de Brasil informó este domingo de la detención de un hombre acusado de haber realizado en la última semana dos ataques con artefactos incendiarios a residencias en la ciudad de Boa Vista, en el norte del país, en la que viven inmigrantes venezolanos, cinco de los cuales quedaron heridos, entre ellos un niño, informaron fuentes judiciales, recoge DW. "Ya está preso en la Comisaría de Homicidios el sospechoso de causar el incendio que provocó quemaduras a un niño y a sus padres", informó en su cuenta en Twitter la gobernación del estado amazónico de Roraima, fronterizo con Venezuela y del que Boa Vista es capital. "Creó una aversión hacia los venezolanos porque disputan el mismo espacio. De alguna forma se sintió perjudicado y dijo que tuvo conflictos con otros venezolanos", dijo el comisario Cristiano Campum. De acuerdo con la Policía Civil de Roraima, el hombre detenido es un inmigrante guayanés de 42 años identificado como Gordon Fowler, que igualmente vive en las calles de Boa Vista y que dijo tenerle "rabia" a los venezolanos, a los que acusa de haberle agredido y robado una bicicleta. El acusado, que fue identificado gracias a videos de cámaras de seguridad próximas a las residencias atacadas, fue acusado por la Policía Civil de ser "pirómano". Boa Vista, que tiene 330 mil habitantes, ha recibido una oleada de inmigrantes venezolanos en los últimos meses. Se estima que unos 40 mil de ellos han llegado a la ciudad huyendo de la crisis que afecta a su país. Esto ha generado toda clase de problemas por la falta de recursos para atenderlos. Esta situación motivó que el presidente de Brasil, Michel Temer, suspendiera sus días de descanso en Río de Janeiro y anunciara que este lunes 12 de febrero viajará hasta la capital de Roraima. El viernes, el mandatario aseguró que a pesar de la "disputa diplomática" que sostienen Brasil y Venezuela, el gigante sudamericano se ha movilizado para ofrecerle "ayuda humanitaria" a ese país. "No estamos de acuerdo con la forma en que las cosas ocurren allá", dijo Temer, pero eso no ha obstaculizado la entrega de ayuda a los miles de venezolanos que se han establecido en Brasil. "Hay una preocupación permanente con los refugiados venezolanos", afirmó el jefe de Estado. Además, según datos oficiales, en los últimos 18 meses, unos 660 mil venezolanos han llegado a Colombia para establecerse, sin contar aquellos que continúan su viaje hacia Chile, Perú o Ecuador, ni los migrantes diarios que cruzan en busca de cubrir sus necesidades básicas o los colombianos que regresan después de haber emigrado, añade Fides. Durante 2017, Cáritas Colombia ha atendido aproximadamente a 9.200 familias emigradas desde Venezuela, en las diócesis de Cúcuta, Riohacha, Puerto Carreño, Arauca, Barranquilla, Ipiales y Bogotá, según ha explicado el Secretario General, Mons. Héctor Fabio Henao . José Ángel Gutiérrez [email protected]